9/05/2005

Juan José Flores

Juntos por la Vida


Aunque el VIH y el Sida llevan más de 20 años entre nosotros, no todas las personas son capaces de explicar cuáles son las diferencias conceptuales que existen entre estas dos palabras y muchas veces las confunden. Pero lo que es más lamentable, es que todavía hay quienes no saben como prevenir la infección.
Debido a ello, un grupo de necochenses formó hace seis años una entidad denominada Juntos por la Vida, dedicada a la difusión de información sobre el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y el Síndrome de Inmunodeficiencia adquirida (Sida).

En las últimas semanas, la entidad ha iniciado una campaña para dar a conocer los cursos y talleres que dictan gratuitamente.
“Realizamos talleres participativos y aportamos ideas muy básicas sobre el VIH-Sida. Hablamos de las diferencias entre VIH y Sida, la prevención y cosas muy elementales que todo el mundo tiene que saber”, dijo Cristian Villabrille, presidente de Juntos por la Vida.
“Son juegos, pero educativos”, explicó Mario Monsalvo, otro de los miembros de la entidad. “Sirven para romper el hielo y para la gente se interese y aprenda”.

Cuestión de prevención
“La prevención es la única arma con la que contamos”, señaló Mario. No existe aún una vacuna contra el VIH, por lo tanto, los métodos de prevención siguen siendo la única alternativa para evitar la propagación del virus.
Este se transmite por contacto directo y para ello es necesaria la presencia de una cantidad suficiente de virus. Esta proporción sólo existe en el semen y otras secreciones sexuales (flujo vaginal), en la sangre contaminada y, en menor cantidad, en la leche materna. El virus penetra en el organismo del individuo sano y entra en contacto con la sangre o las mucosas. Por lo tanto, el contagio del VIH se produce por vía sexual, sanguínea y de la madre al feto o al recién nacido.
El Sida es un conjunto de manifestaciones clínicas que aparecen como consecuencia de la depresión del sistema inmunológico, a raíz de la infección de VIH. Por esta razón, no se debe confundir VIH con Sida, ya que el segundo es consecuencia del primero.
Una persona infectada con este virus va perdiendo, de forma progresiva, la función de ciertas células del sistema inmune, llamadas linfocitos T CD4, lo que la hace susceptible a desarrollar cierto tipo de tumores y a padecer infecciones oportunistas (infecciones por microorganismos que normalmente no causan enfermedad en personas sanas).
No obstante, esta información, aunque más difundida que en las últimas dos décadas aún sigue siendo desconocida para muchas personas. Así lo demuestra una encuesta realizada hace unas semanas por un diario capitalino según el cual la mayor parte de los adolescentes consultados afirmaba que utilizaba preservativo para evitar posibles embarazos y no para prevenir contagios de VIH o enfermedades venéreas.
Ese es un tema que preocupa a los miembros de Juntos por la Vida. “Hace poco dimos una charla y una chica de 16 años dijo que ella no corría riesgo porque tomaba píldoras”, señaló Mario.
Mucha gente también desconoce que se puede vivir con el VIH sin padecer el Sida. En muchos casos, desde que se contagia el virus hasta que desarrolla la enfermedad pueden pasar entre 6 y 10 años.

La sede propia
A pesar de que en la actualidad la entidad no cuenta con sede propia, explicó Villabrille, “no perdemos la esencia, ni el trabajo”. Sin embargo, esto ha obligado a Juntos por la Vida a concentrarse exclusivamente en la prevención.
Hace unos años, cuando el grupo tenía su sede en la esquina de calle 64 y 55, podía desarrollar tareas de asistencia a los enfermos de Sida. “La enfermedad está muy relacionada con la pobreza”, explicó Cristian.
“De qué sirve tener el cóctel de pastillas que da el Estado, si la persona no tiene los alimentos necesarios. O si lo que le da el estado es poco y no lo puede suplementar con lo que sabe que le va a funcionar bien”, agregó.
Por eso, precisó, “la asistencia a las personas con VIH-Sida es muy importante, pero es algo que ahora no podemos hacer”, se lamentó el presidente de la entidad. “Ahora nos abocamos solamente a la prevención”.
Aunque también es conciente de que esta es una tarea esencial. “Desde hace seis años, que fundamos la entidad, ha crecido mucho el número de casos”, dijo Cristian. Mientras que Marta Caffaro, secretaria de la entidad, señaló la incidencia de la enfermedad ahora es mayor entre las mujeres que en los hombres, como fue al descubrirse el mal, a principios de los años 80.
Debido a este incremento de las infecciones, fue que la delegación local de la Cruz Roja Argentina los invitó a sumarse a sus tareas. Esta entidad desarrolla a nivel nacional un programa denominado “La verdad sobre el Sida, pasala”.
En el marco de este plan, la Cruz Roja comenzó a capacitar a los miembros de Juntos por la Vida. “El año pasado en Mar del Plata hicimos un curso y este año lo estamos aplicando aquí con muy buen resultado”, dijo Villabrille.
“La Cruz Roja sumó a sus tres objetivos principales un cuarto que es VIH-Sida en el mundo”, manifestó el joven. “Y nos invitó a participar”.
“Ha sido un gran aporte a nuestro pequeño grupo en cuanto a conocimiento y material”, señaló Caffaro.
Además del conocimiento, ha provisto a Juntos por la Vida de folletería y preservativos para distribuir durante las charlas y talleres dictados en los más diversos ámbitos y ante audiencias de todas las edades.
Han dado charlas en escuelas, en hogares de tránsito y en el Centro de Prevención de las Adicciones. Y ahora han sido invitados a dar charlas a grupos de padres preventores de barrios pobres, comedores infantiles y hasta del Hogar Raimondi, para capacitar a su nuevo personal.

Seis años de lucha
"Vamos a cumplir seis años el 15 de septiembre", explicó Marta Caffaro, integrante de la entidad desde su fundación. Pocos días después del aniversario, se realizará una asamblea para elegir a la nueva comisión directiva.
"Pretendemos un recambio total de la comisión", señaló Villabrille. Como muchas entidades locales, Juntos por la Vida es el esfuerzo de unos pocos, por eso se pretende una mayor participación de la comunidad.
Hace unos meses, el grupo recibió el premio El Filántropo, como entidad que trabaja por los jóvenes. La preocupación de sus miembros es constante. “Se ha acrecentado mucho el número de contagios de enfermedades venéreas por la promiscuidad”, dijo Martha.
Por esta razón, la entidad trata de difundir información sobre el VIH-Sida en otros ámbitos, además de hacerlo en las charlas y talleres.
"Desde el verano pasado nos abocamos también a la difusión en boliches bailables, pubs, cabaret y entre los trabajadores sexuales y travestis en la calle”, dijo Cristian.
Respecto a estos últimos grupos, manifestó que resulta preocupante el hecho de que no se "lleva un correcto control de las libretas sanitarias de las trabajadores sexuales de la calle".
"Eso se debe remarcar y sería bueno que el área de Salud del Municipio controlara mejor estos grupos", señaló Villabrille.
Por otra parte, Juntos por la Vida siempre insiste a aquellos que tienen dudas sobre la posibilidad de haber contraído el virus, que deben realizarse los tests. "Los estudios son gratuitos y confidenciales", explicó Mario.
Por otra parte, siempre con la intención de innovar y encontrar nuevas formas de acercarse a la comunidad, la entidad planea desarrollar una campaña de prevención radial, para lo cual grabarán micros informativos que luego se difundirán en aquellos medios que se adhieran al proyecto.

Juan José Flores

Acerca de Juan José Flores -

Dibujante, periodista, blogger y escritor. Recientemente publicó en Amazon, en formato electrónico, la novela Horror en Colonquelú y la antología Cuentos para leer en el smartphone.

Recibe artículos de este sitio por email :