8/23/2006

Juan José Flores

Historia de un pueblo que nunca existió

Entre las cientos de historias que se pueden encontrar entre los libros, planos y objetos de la colección de Oscar Horacio Hernández se encuentra una muy particular: la de Villa de la Salud.
Esta Villa nunca existió, aunque existen planos de la misma y en algunos mapas de la región se confunde su ubicación con la de Estación Lumb.
En una de las paredes de la habitación donde Hernández guarda su colección, se encuentra un mapa rural de 1966 en el que se ve todo el distrito de Necochea. Lo insólito de este mapa es que ubica a estación Lumb en el lugar donde debió estar la legendaria Villa de la Salud.
¿Pero de dónde surgió esta fantasmal localidad? A principios del siglo pasado, el dueño de esas tierras, ubicadas en el límite con el actual partido de San Cayetano, decidió crear una población.
El doctor Alberto Nazarre subdividió las tierras de la estancia "La Susana" con el objetivo de crear la villa, ubicada a varios centenares de metros de la estación, pero dentro del partido de Necochea.
Aunque los planos quedaron y muchos de los lotes se vendieron, la población nunca fue construida.
Pese a ello, por algún error, en el año 1966, Lumb fue ubicada en el mapa rural antes mencionado en el lugar donde iba a construirse la villa. También se utilizó el plano del pueblo fantasma para identificar a la pequeña estación.
Esta circunstancia no es extraña y parece una costumbre en nuestra región. La ciudad de Quequén, tal como fue proyectada a fines del Siglo XIX, nunca fue construida.
Mientras que el plano original de Necochea fue boicoteado por la naturaleza. Aunque se proyectaban cuatro plazas alrededor de la Dardo Rocha, sólo se pudieron construir tres, ya que la cuarta debía estar ubicada en la intersección de las avenidas 42 y 43, en otras palabras, en medio del Río Quequén.

Juan José Flores

Acerca de Juan José Flores -

Dibujante, periodista, blogger y escritor. Recientemente publicó en Amazon, en formato electrónico, la novela Horror en Colonquelú y la antología Cuentos para leer en el smartphone.

Recibe artículos de este sitio por email :