5/03/2009

Juan José Flores

Raúl Alfonsín, el hombre antes del mito

Hoy,‭ ‬a pocos días de su muerte,‭ ‬se lo recuerda como‭ “‬el padre de la democracia‭” ‬y,‭ ‬lentamente,‭ ‬en la memoria de los argentinos,‭ ‬Raúl Alfonsín comienza a transitar el camino de los próceres,‭ ‬a formar parte de la galería de grandes hombres que forjaron nuestra historia.‭
Tal vez en unos años,‭ ‬como suele ocurrir con los destinados a entrar en la historia,‭ ‬Alfonsín,‭ ‬el hombre,‭ ‬quede en el olvido y sólo se lo recuerde por sus emotivos discursos,‭ ‬por ser el primer presidente latinoamericano decidido a juzgar el terrorismo de estado,‭ ‬por soñar con un país grande y con espacio para todos.‭
Pero,‭ ‬el tiempo borrará las anécdotas,‭ ‬los hechos de la vida cotidiana de un hombre que pasó la mayor parte de su vida en el camino,‭ ‬en una campaña sin principio ni fin por llevar adelante su sueño.Esas anécdotas sólo han quedado grabadas en la mente y en los corazones de los hombres y mujeres que a lo largo de su extensa vida militante,‭ ‬lo cruzaron en algún momento de ese peregrinaje.‭

Un libro de anécdotas
Hace unos años,‭ ‬un amigo,‭ ‬que lo acompañó en parte de ese peregrinar,‭ ‬decidió escribir un libro con algunas de aquellas anécdotas.‭ ‬Lo publicó sin pedirle autorización al caudillo,‭ ‬porque temía que en su humildad,‭ ‬Alfonsín decidiera corregirlo. ‭
El escribano Victorio Osvaldo Bisciotti conoció a Alfonsín en Lobería.‭ "‬Yo lo conocía indirectamente por su actuación como diputado nacional en la época de Illia y vino a algunos actos‭"‬,‭ ‬recordó el loberense.‭ "‬Con Illia vino después del golpe militar.‭ ‬Estuvieron en una carpa cerca de la estación.‭ ‬Había unas quinientas personas y llegó la Policía‭"‬. ‭
Los policías llegaron con órdenes de disolver el acto y quien les hizo frente fue Bisciotti.‭ "¿‬Qué acto‭?"‬,‭ ‬les preguntó el escribano.‭ "‬No,‭ ‬viejo,‭ ‬esto no es un acto,‭ ‬es el cumpleaños de don Fermín Irigoyen‭"‬.‭
Los uniformados le dieron a Bisciotti una hora para despejar el lugar y cuando el escribano volvió al interior de la carpa,‭ ‬dirigiéndose a Alfonsín,‭ ‬le dijo:‭ "‬Bueno,‭ ‬don Fermín,‭ ‬feliz cumpleaños‭!"‬.‭
Bisciotti recuerda que Alfonsín vino varias veces a Lobería,‭ ‬pero no fue hasta unos años después que se hicieron realmente amigos.‭ ‬Fue después del derrocamiento de Illia,‭ ‬cuando el futuro presidente recorría la Quinta Seccional Electoral realizando actos clandestinos,‭ ‬cuando comenzaron a conocerse mejor.‭
"Me llamaba la atención su lenguaje,‭ ‬su palabra radical.‭ ‬Era una cosa nueva,‭ ‬distinta.‭ ‬Me parecía que podía haber en él un futuro líder.‭ ‬Lo que afortunadamente ocurrió‭"‬,‭ ‬dijo Bisciotti.‭
En esa época Alfonsín presidía el partido y cuando terminaba sus discursos,‭ ‬solía encontrarse con Bisciotti en la puerta.‭ ‬El escribano lo llamaba presidente,‭ ‬pero con un doble sentido,‭ ‬porque tenía la ilusión de que hombre de Chascomús llegara algún día a liderar a todos los argentinos.‭

El camino a la democracia‭
Bisciotti formó parte del grupo que junto a Alfonsín formó Renovación y Cambio en el‭ ‬73.‭ "‬Alfonsín sabía que tenía que encarnar un nuevo movimiento,‭ ‬pero le costaba enormemente,‭ ‬porque tenía gran admiración por Ricardo Balbín‭"‬,‭ ‬recordó. ‭
A partir de ese momento empezaron a transitar lugares comunes y se forjó entre ambos una relación‭ "‬muy afectiva y afectuosa‭"‬. ‭
"Alfonsín era muy cálido,‭ ‬así como era muy severo con muchas cosas.‭ ‬Era un hombre que tenía puentes de amistad con todos los sectores y tenía una forma de solidaridad con todos y una humildad que lo caracterizaba,‭ ‬propia de una personalidad exquisita‭"‬,‭ ‬señaló Bisciotti.‭
El ex diputado nacional contó que una vez Alfonsín llegó a un campo de La Dulce,‭ ‬donde se iba a hacer un acto político,‭ ‬en colectivo,‭ ‬luego de hacer varias combinaciones en ciudades de los alrededores.‭ "‬Así viajaba.‭ ‬Tenía ese don de la humildad y la grandeza de la militancia.‭ ‬Eso hacía que fuera un luchador incansable‭"‬.‭
La relación entre Bisciotti y Alfonsín se fue extrechando.‭ ‬El escribano era uno de los que participaban de las reuniones que el futuro presidente hacía en la casa de su madre,‭ ‬en los últimos años de la dictadura militar.‭ "‬La madre de Alfonsín era una persona exquisita,‭ ‬culta,‭ ‬lectora.‭ ‬En la Avenida Santa Fe,‭ ‬los miércoles,‭ ‬con empanada y vino,‭ ‬reunía a algunos demócratas progresitas,‭ ‬intransigentes y radicales que invitaba Raúl‭"‬,‭ ‬recordó.‭
"Un día le preguntan a Alfonsín:‭ ¿‬qué tenemos que hacer para poder arrancarle el poder a los militares‭? ‬Y él contesto:‭ ‬tener grandeza.‭ ‬Los civiles tenemos que tener grandeza y reunir para empujar al régimen militar‭"‬,‭ ‬señaló.‭
Al final de la dictadura militar,‭ ‬luego de la guerra de Malvinas,‭ ‬Alfonsín recorrió el país con aquel inolvidable discurso basado en el preambulo de la Constitución Nacional.‭ ‬Cuando él aparecía en televisión,‭ ‬el tiempo parecía detenerse y la gente dejaba todo lo que estaba haciendo para escucharlo.
En uno de esos viajes,‭ ‬Bisciotti lo acompañó a Miramar.‭ "‬Alfonsín tenía el hígado reventado por las empanadas de los actos de campaña‭"‬,‭ ‬recordó el escribano.‭
Y en Miramar también había empanadas,‭ ‬así que cuando finalizó el acto,‭ ‬Alfonsín desapareció.‭ ‬Al salir del hotel donde se hospedaban,‭ ‬Bisciotti le preguntó a un pibe que estaba sentado en la vereda si había visto a Alfonsín.‭ "‬Se fue con el chico de García,‭ ‬el cartero.‭ ‬Alfonsín le preguntó dónde podía comer un lomito y el chico lo invitó a comer a su casa‭"‬,‭ ‬le contestó el pibe.
Después Alfonsín le contó a Bisciotti que al llegar a la casa de García,‭ ‬la madre del chico la madre,‭ ‬sin salir del asombro lo invitó a pasar y le confió que lo único que quedaba para comer eran‭ "‬tallarines recalentados del mediodía‭"‬.‭
"‬Señora,‭ ‬esos son los que me gustan‭"‬,‭ ‬dijo Alfonsín encantado.‭ ‬Y luego le confió a Bisciotti que se había servido tres veces.‭
Por eso,‭ ‬tiempo después,‭ ‬cuando Alfonsín llegó a la Casa Rosada,‭ ‬el cartero García y su señora recibieron una postal del presidente de la República.‭
‬Esa y otras anécdotas aparecieron en un libro que Alfonsín nunca se animó confiarle a Bisciotti que había leído.‭ ‬Pero hace dos años,‭ ‬una noche que iban a cenar en casa de un amigo común en un auto conducido por el comisario Daniel Tardivo,‭ ‬el custodio personal de Alfonsín durante‭ ‬25‭ ‬años,‭ ‬el ex presidente le tomó la mano a Bisciotti:‭ "‬Te quiero comentar las buenas repercusiones que ha tenido tu libro‭"‬.

Escribí este artículo a una semana del fallecimiento de Raúl Alfonsín, para ser publicado en Ecos Diarios de Necochea

Más información:
Raúl Alfonsín en la Wikipedia

Juan José Flores

Acerca de Juan José Flores -

Dibujante, periodista, blogger y escritor. Recientemente publicó en Amazon, en formato electrónico, la novela Horror en Colonquelú y la antología Cuentos para leer en el smartphone.

Recibe artículos de este sitio por email :