1/25/2010

Juan José Flores

Traductor para perros al estilo UP

—Pero, es un perro que habla- dice Russell, el boy scout de UP, cuando su compañero de aventuras, el jubilado Carl Fredricksen se niega a llevar con ellos a un simpático pichicho que puede comunicarse mediante un sofisticado dispositivo.
Si creías que ese dispositivo era producto de la febril imaginación de algún guionista de cine, no estabas del todo equivocado. En realidad, los japoneses, más imaginativos que cualquier guionista de cine, han creado un dispositivo similar.
El invento ya es "viejo", fue dado a conocer en 2002 por la empresa japonesa Takara Tomy y se denomina Bowlingual.

Consiste en un collar, como el utilizado por el perro de la película UP y un control en el que su amo recibe una "traducción" de cada ladrido.
En realidad, el aparato sólo interpreta, mediante unas 200 frases preestablecidas, las emociones del animal. Estas emociones son clasificadas en seis categorías: deseo, alegría, tristeza, frustración, ira y asentimiento.
En 2002 la interfase para el usuario humano sólo funcionaba con gráficos, es decir, cada ladrido era traducido en el control como un emoticón que el dueño del perro debía interpretar. A pesar de ello, se vendieron en Japón 300.000 aparatos.
Pero ahora Takara Tomy lanzó Bowlingual Voice que, como su nombre lo indica, incorpora voz al aparato.

Más info: Takara Tomy

Juan José Flores

Acerca de Juan José Flores -

Dibujante, periodista, blogger y escritor. Recientemente publicó en Amazon, en formato electrónico, la novela Horror en Colonquelú y la antología Cuentos para leer en el smartphone.

Recibe artículos de este sitio por email :