2/26/2013

Juan José Flores

Plantean prohibir videollamadas por "inmorales"

En la base del cristianismo se encuentra la libertad individual de cada persona, el famoso libre albedrío. Por eso para quienes hemos sido formados en una cultura que tiene sus raíces en el cristianismo, resultan incomprensibles noticias como la publicada hoy por la agencia Télam según la que el Parlamento iraní analiza la "moralidad" de las videollamadas.
Según la información, la reciente aparición de esta tecnología provocó un gran impacto y un debate dentro del sistema teocrático chiita de Irán, ya que permite vídeoconferencias en las que los hombres se pueden comunicar con mujeres sin que estas se cubran totalmente el cuerpo y el pelo, como exige la ley en público.
El cable señala que de acuerdo a la agencia estudiantil Isna, el clérigo chiita Seyed Ali Taheri, diputado y portavoz de la Comisión de Cultura del Parlamento, planteó la posibilidad de que las vídeollamadas, suministradas por la compañía Rightel, "puedan violar los principios sobre relaciones entre hombres y mujeres".
Realmente, que en el Siglo XXI se siga demonizando a la mujer y a la tecnología, plantea una brecha entre Oriente y Occidente que con el paso de los años se irá agravando y que no hace más que plantear un límite insalvable para la evolución de la humanidad.
Pero además estás cuestiones, más que generar debate en la cultura árabe sobre la moral de las relaciones entre sexos por medio de las nuevas tecnologías, debería hacer reflexionar a los líderes religiosos islámicos sobre la "moralidad" de seguir tratando a las mujeres como si se tratara de seres que no pertenecen al género humano, inferiores a los hombres.

Juan José Flores

Acerca de Juan José Flores -

Dibujante, periodista, blogger y escritor. Recientemente publicó en Amazon, en formato electrónico, la novela Horror en Colonquelú y la antología Cuentos para leer en el smartphone.

Recibe artículos de este sitio por email :