3/04/2013

Juan Jose Flores

La historia del colectivo en Necochea

El desarrollo alcanzado por la actividad portuaria en las primeras décadas del siglo pasado en nuestra ciudad, comenzó a demandar un medio de transporte económico y rápido para los obreros que residían tanto en Necochea como en Quequén.
Otro factor que impulsó el surgimiento del servicio de colectivos fue la construcción del Puente Colgante eliminó el servicio de las balsas y estableció la unión definitiva de ambas localidades divididas por las aguas del Río Quequén, pero estrechamente ligadas desde sus orígenes.
La comodidad brindada por el puente, hizo que aumentara considerablemente la afluencia de personas desde y hacia ambas ciudades. Por eso no tardaron en surgir los primeros servicios de colectivo.
Pero ninguna de las primeras experiencias cumplió con las necesidades de la población, hasta la aparición de la Compañía de Ómnibus “Necochea-Quequén”, fundada por Alfredo Menghini.
La rapidez, la seriedad, la comodidad y los precios módicos fijados, hicieron que la mencionada compañía conquistara inmediatamente el favor público y fuera mirada por todos con gran simpatía, según un artículo de Ecos Diarios del octubre de 1933.

El primer servicio serio
Menghini había iniciado su actividad en el transporte de pasajeros en la ciudad de Mar del Plata y en 1931 llegó a nuestra ciudad. “Tuve la satisfacción de traer a Necochea un nuevo y necesario factor de progreso para la ciudad, Quequén y el Puerto”, señaló el empresario a Ecos Diarios.
Durante un mes se trabajó en la reparación de los coches, limpieza y pintura, y el 15 de junio de 1931 comenzó a funcionar el servicio.
“Los altos precios que regían, rodaron por tierra no bien salió a la calle el primero de nuestros coches. Y era de esperarlo: ¿Quién no viaja al Puerto por sólo veinte centavos?”, se preguntaba Menghini.
En 1933, la empresa sumó a su flota coches con asientos “pullman” con capacidad para 21 pasajeros, como los que circulaban por las calles de Buenos Aires.
Ese año, el joven empresario explicaba que “el Puente Colgante y los ómnibus han hecho de Necochea y Quequén una sola ciudad”.

Una sola ciudad
“A la hora llamada de las compras, numerosas señoras y señoritas viajan todos los días de Quequén a Necochea. Los sábados a la noche y los domingos durante todo el día, es cuando más personas se trasladas de Quequén a esta ciudad”, señalaba en una entrevista exclusiva por el aniversario de la ciudad.
El movimiento de pasajeros era más intenso a las 6 de la mañana, a las 11 y a las 17, cuando se registraba el mayor tránsito de obreros hacia sus lugares de trabajo o de regreso a su hogar.
La empresa contaba con cinco coches y ni el mal tiempo ni las dificultades propias de la vialidad deficiente en algunos trechos de la línea, podían entorpecer el servicio, que se caracterizaba por su regularidad.
Durante el verano, se ampliaba el recorrido hasta la playa de Quequén y el paraje denominado “La Pileta”.

Juan Jose Flores

Acerca de Juan Jose Flores -

Dibujante, periodista, blogger y escritor. Recientemente publicó en Amazon, en formato electrónico, la novela Horror en Colonquelú y la antología Cuentos para leer en el smartphone.

Recibe artículos de este sitio por email :