9/30/2013

Juan José Flores

Historia de la televisión en Necochea, antes del videocable y la TV satelital

Los días de humedad aparecían los fantasmas y la imagen era lluviosa. No importaba qué tan alta fuera la antena o si el Booster era nuevo. Igual, cuando la pantalla se veía “como un espejo”, en los días de mejor recepción, no se podían ver más de dos canales.
Estas expresiones que hoy los menores de 30 desconocen, eran parte de la jerga de cualquier televidente de nuestra ciudad.
Es que hasta la llegada de la televisión, a principios de los 80, la única manera de mirar televisión en nuestra ciudad era con la instalación de una antena y amplificadores para poder recibir la señal de los canales más cercanos: el 8 y el 10 de Mar del Plata.
Si bien hasta ese momento las antenas eran parte del paisaje de la ciudad, la instalación de antenas repetidoras de ambos canales y la aparición del sistema de cable, hicieron que esas torres armadas con caños, alambres y aluminio, comenzaran a desaparecer.
La llegada del cable permitió a los necochenses, por primera vez, ver los canales de la Capital Federal en directo y disfrutar de la televisión color sin interferencias.

Ver televisión
El 18 de diciembre de 1960 comenzó a funcionar en Mar del Plata el Canal 8. Poco después, algunos vecinos pudieron disfrutar de la televisión, aunque para hacerlo debieron invertir en la colocación de antenas y amplificadores (los famosos Boosters).
En los primeros días de enero de 1961 apareció en Ecos Diarios un aviso del canal que promocionaba la serie "Maverick", interpretada por James Garner. Era auspiciada por IKA y se promocionaba como "el programa número uno de la TV norteamericana".
En la misma página que aparecía el aviso, el diario le dedicaba un artículo a la programación de Canal 8. "Una de las preocupaciones de Canal 8, desde antes de su inauguración oficial -el 18 de diciembre último- ha sido la que su programación contemplara el orden y la armonía hogareña, tanto en su calidad, como en la distribución horaria".
"Ello explica el desarrollo actual del orden de difusión, que dedica su primera hora, exclusivamente, a una teleplatea con mayoría infantil, en la que se proyectan dibujos animados y series filmadas con material de entretenimiento, estrictamente adecuado a la personalidad de los pequeños", agregaba el artículo.
Pero en aquellos días, para comprar un televisor y todo el sofisticado sistema de recepción había que viajar a la ciudad de Mar del Plata.
En tanto, el cine seguía siendo el rey del entretenimiento en nuestra ciudad. Las cinco salas trabajaban a sala llena durante el verano.
El Atlantic, el Gran Sud y París en el centro y el Gran Playa y el Ocean en la Villa balnearia, ofrecían doble programación.
La televisión, en blanco y negro y con recepción limitada por la distancia y las cuestiones técnicas, no era competencia. El Peugeot 403 y el De Carlo 700 eran los autos del momento, pero la televisión parecía una sofisticación de unos pocos.
Recién allá por el 63 la publicidad de aparatos de televisión comenzó a aparecer regularmente en el diario, lo que demostraba el creciente interés del público. La firma Cincotta, que tenía su local en la calle Belgrano (actual 62), vendía televisores Emerson en cuotas mensuales de 1.750 pesos. En tanto, Sclani y Navarrine ofrecían la línea Philco.

En blanco y negro
En aquellos primeros años de la televisión en Necochea se destacan programas como Las Obras Maestras del Terror de Narciso Ibáñez Menta, los programas de humor de Pepe Biondi, los ciclos musicales juveniles como “El Club del Clan”, las telenovelas de Alberto Migré, los “Sábados Circulares” de Nicolás Mancera que dan inicio al auge de los programas ómnibus (de 5 o 6 horas de duración) y las series americanas como “Bonanza”, el “Súper Agente 86”, “Lassie”, etc. Es también la década de inicio de algunos clásicos de la historia de este medio. En 1966 nace “Telenoche” y en 1968 los Almuerzos de Mirtha Legrand.
Cada vez son más las personas que tiene la posibilidad de adquirir un televisor. Por esto la programación también se va abriendo hacia clases de menos recursos que constituían una audiencia aún no explotada. Así surgen ciclos como “Los Campanelli”, que muestran la vida y las costumbres de una familia humilde.
Se inicia también el debate, que cada tanto resurge, acerca de sí la finalidad de la televisión es el entretenimiento o la cultura.
Se crea el Comité Federal de Radiodifusión que establece pautas para la programación y también limita el tiempo de tanda publicitaria que ese emite por hora.
La política llega a la TV con las campañas presidenciales para las elecciones de 1973, por las que el Gral. Perón llega por tercera vez al poder. En 1976 nace el proyecto “Argentina 78 Televisora SA”. El objetivo de la misma era trabajar para lograr las transmisiones a color y decidir que sistema adoptar para esto.
Para 1978 se crea la expectativa de ver el mundial en colores. Sin embargo, si bien logra transmitirse a color para el exterior, son pocos los que lo puede ver en nuestro país ya que los aparatos no estaban preparados para esto. Cómo adquirir un televisor de los nuevos se trasforma en el tema del momento. Mucha gente hace largas colas en las zonas de frontera para conseguirlos en los países vecinos. Surgen dificultades en cuanto a la conversión de los sistemas, y los técnicos electrónicos se transforman en figuras muy solicitadas.

El cable
El comienzo de la década del 80 marca también los inicios de la TV por cable, cuyo primer impulso se produce con la creación de la Asociación Argentina de Circuitos Cerrados Comunitarios de Televisión.
También aparecen Cablevisión y VCC. Se inician en el norte del Gran Buenos Aires y se van expandiendo hacia la Capital. Acuerdan no superponerse las zonas e inician un tendido de cables aéreo y subterráneo.
Pero el servicio tardaría en llegar a nuestra ciudad. Allá por septiembre de 1983, hace 30 años, la recepción de los canales de aire se había convertido en un verdadero problema y los vecinos solicitaban la instalación de antenas repetidoras.
En aquellos días, Canal 10 emitía la telenovela “Amor gitano”, con Arnaldo André, y “Una chispa de amor”, con Lorena Paola, “Titanes en el Ring” y “Mundo veloz”. Mientras que por Canal 8 se podían ver “A la manera de Sofovich”, “Señorita maestra” y “Fama”
Con la llegada de la televisión por cable a nuestra ciudad, finalizaría el monopolio de la televisión marplatense y comenzarían a aparecer los primeros programas realizados íntegramente en nuestra ciudad.

Juan José Flores

Acerca de Juan José Flores -

Dibujante, periodista, blogger y escritor. Recientemente publicó en Amazon, en formato electrónico, la novela Horror en Colonquelú y la antología Cuentos para leer en el smartphone.

Recibe artículos de este sitio por email :