3/03/2014

Juan José Flores

El viejo Partido de Necochea

Hasta el 24 de octubre 1958, el Partido de Necochea comprendía un territorio mucho más extenso que el actual, ya que incluía a gran parte de las tierras del actual distrito de San Cayetano.
Precisamente esa localidad era el principal pueblo del interior del extenso interior necochense.
El Partido de Necochea fue creado el 31 de agosto de 1865 y tenía una extensión de 7.130 kilómetros cuadrados, 2.339 kilómetros cuadrados más que en la actualidad.
Para el año 1931 el partido tenía una población de 45.000 habitantes y unas 331.000 hectáreas sembradas de trigo, lino, avena, cebada, centeno y maíz.
Otras 260.000 hectáreas estaban pobladas por 197.517 vacunos, 381.888 lanares y 83.138 yeguarizos.
Indudablemente, aquel viejo Partido de Necochea era netamente rural. Aunque el turismo ya sentaba sus bases en la naciente Villa Díaz Vélez.
Según una publicación del año 31, “el partido comprende los pueblos de San Cayetano, Juan N. Fernández, La Dulce, Ramón Santamarina y Claraz, y las estaciones Defferrari, San José, La Negra, Lumb y Cristiano Muerto.

En el corazón
Hasta 1958 el límite entre Necochea y Tres Arroyos fue el arroyo Cristiano Muerto. En tanto, el arroyo Zabala, hoy límite con San Cayetano, atravesaba en aquella época nuestro distrito.
El límite con Adolfo Gonzales Chaves, hoy de unos pocos kilómetros, comprendía entonces gran parte del noroeste de nuestro distrito.
La estación Defferrari, en la actualidad dentro del territorio de San Cayetano, se encontraba hasta entonces en el centro de nuestro partido.
Pertenecía a la red del Ferrocarril Sud y era una estación de intenso movimiento. Punto de empalme de los ramales Necochea a Tres Arroyos, Tandil-Defferrari, Copetonas y Orense-Defferrari, con arribo de trenes de carga y pasajeros.
Se encontraba esta estación en una de las zonas más productivas de nuestro distrito. De acuerdo a una publicación de los años 30, la edificación del pueblo era escasa. “Está constituida por una gran casa de comercio, de los señores J. Ibarra y Cía., hotel, herrería, panadería, algunos negocios de menor cuantía, escuela, destacamento de policía y un reducido número de casitas modestas destinadas en su mayoría a viviendas del personal ferroviario”.
“La totalidad de los edificios son de material y pertenecen al doctor Luis Defferrari, hallándose ubicados en campo de su propiedad”, señalaba la nota. “Hace buen tiempo que debería haberse creado un pueblo y a muy seguro de que de haber ocurrido eso, hoy Defferrari no sería simplemente una estación sino una localidad con vida propia y de mucho porvenir”.

San Cayetano
El pueblo más grande del interior del partido de Necochea fue, hasta que obtuvo su autonomía, San Cayetano.
Fue fundado en 1909 por Pedro N. Carrera, un tresarroyense que secundado por Agustín Lizardi, decidió impulsar la creación de la población junto a la estación San Cayetano, ubicada en la línea que unía Necochea y Tres Arroyos.
Según registros de la época, allá por 1913, las planchadas de la estación del Ferrocarril Sud contenían pilas de cereal que sumaban un millón de bolsas.
Las vías que pasaban por San Cayetano eran uno de los tramos férreos más extensos del distrito, ya que continuaban hacia Defferrari y luego a Lumb, Juan N. Fernández, Claraz y La Negra, todas estaciones del extenso partido de Necochea.
Lumb era entonces una próspera estación, un pueblo que creció mientras el ferrocarril existió y que luego decayó con la desaparición del tren.
Tras la autonomía de San Cayetano, Juan N. Fernández heredó el segundo puesto como la población más grande del distrito, detrás de Necochea, al menos hasta la anexión de Quequén.
Allá por los años 30 llegó a tener 6.000 habitantes, 3.279 más que en el último censo.
Un reflejo de su impulso era el hecho que contaba con cines, teatro y dos periódicos: “Tribuna” y “El Independiente”.
Cerca de allí, Claraz también crecía por impulso del ferrocarril y de la producción agropecuaria. En 1916 la localidad llegó a contar con una Asociación de Fomento que fue creada por el mismo Nicasio Ocampo, fundador del pueblo.
En aquellos años La Dulce y Ramón Santamarina también eran estaciones de trenes. Las vías de Nicanor Olivera continuaban desde Defferrari hacia Lobería, mientras que Santamarina se encontraba en el tramo que unía Defferrari con Energía.
Pero la desaparición del ferrocarril llevó a muchos de esos pueblos al borde de la desaparición. Muchos redujeron notablemente su población y otros pasaron al nuevo partido de San Cayetano en 1958.
Hoy muchos vecinos nacidos en aquel viejo y extenso partido de Necochea, recuerdan con nostalgia a sus pueblos, que ya no existen o no pertenecen más al distrito.

Juan José Flores

Acerca de Juan José Flores -

Dibujante, periodista, blogger y escritor. Recientemente publicó en Amazon, en formato electrónico, la novela Horror en Colonquelú y la antología Cuentos para leer en el smartphone.

Recibe artículos de este sitio por email :