(Fuente: Centro de Noticias ONU).- Tony Kassab no sabía qué le depararía el futuro cuando tuvo que abandonar su casa en la ciudad siria de Homs, a causa de la guerra. Gracias a su tío, llegó a Argentina en 2016 y ahora trabaja manejando un restaurante en la ciudad de Córdoba, donde prepara comida típica de su país de origen.
“La gente aquí no conoce mucho la comida árabe, así que nuestra misión es preparar comida de este tipo de buena calidad. Y así puedo compartir mi cultura con la gente de aquí”, explica Kassab.
Kassab es uno de los 320 sirios que han llegado a Argentina gracias al “Programa Siria”, puesto en marcha por el Gobierno argentino en 2014. Las demandas de asilo desde que empezó la guerra en Siria en 2011 no paran de crecer, y en 2017 Argentina registró su récord de llegada de refugiados provenientes del país en guerra, doblando los datos del año anterior.

--
Leer artículo completo en http://www.un.org/es/

Deja tu comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente