Mostrando las entradas con la etiqueta mariocarrozzi. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta mariocarrozzi. Mostrar todas las entradas

28 de septiembre de 2015

Juan Jose Flores

Libro sobre la medallística de Necochea

Mario Carrozzi es conocido en nuestra ciudad por sus conocimientos sobre la Segunda Guerra Mundial y por haber escrito un libro sobre el tema. Sin embargo, otras aficiones de Mario son la numismática y la medallística.
Hace tres décadas se interesó por las medallas acuñadas en nuestra ciudad y comenzó a coleccionarlas. Del producto de esa colección y de la investigación y el seguimiento de las piezas, surgió “Necochea en la medalla”, el primer libro sobre la medallística local.
Leer mas

27 de enero de 2014

Juan Jose Flores

Un viaje a los recuerdos de la Segunda Guerra Mundial

A los 13 años escuchó por primera vez hablar de uno de los jerarcas de las Potencias del Eje y en un manual de Historia Moderna y Contemporánea descubrió la Segunda Guerra Mundial. Años más tarde sus conocimientos sobre el conflicto más grande de la historia lo llevaron a la televisión y participó en el recordado programa “Odol Pregunta”.
Hace unos meses, Mario Carrozzi aprovechó sus vacaciones para realizar un viaje a Europa y visitar diez países, en los que recorrió lugares de valor histórico para los estudiosos de una guerra que dejó un número de muertos inimaginable: entre 50 y 70 millones.
El viaje comenzó por Noruega, donde el necochense tuvo la oportunidad de conocer la antigua fortaleza de Oscarborg. Explicó que es “una isla en la cual se habían instalado baterías de artillería costera, que protegían la entrada al fiordo de Oslo, y fue precisamente allí donde los noruegos hundieron el crucero pesado Blücher, nave insignia de la flota invasora alemana, el día 9 de abril de 1940”.
Durante el mes de septiembre pasado, Carrozzi también visitó Suecia, Dinamarca, Alemania, República Checa, Eslovaquia, Austria, Hungría, Polonia e Italia.
“Otro lugar que me interesaba muy especialmente conocer era el museo que, en mi viaje anterior estaban construyendo en Berlín, en el antiguo número 8 de la Prinz Albrechstchstrasse, que era el lugar donde funcionó el Cuartel General de la Gestapo durante el período nazi”, explicó Carrozzi, que en diciembre de 2011 publicó el libro “Del Tercer Reich a la Argentina”.
El texto es producto de años de investigación sobre algunos jerarcas nazis que al final de la guerra de exiliaron en la Argentina.
Para completar el libro que había comenzado a escribir en 1983 y finalizado en 1988, Carrozzi viajó a Europa en 2009 y visitó Alemania e Inglaterra.

Camino del horror
En este viaje Carrozzi pudo finalmente visitar el museo que se construyó en el lugar donde había estado el Cuartel General de la Gestapo. “Sabía que el edificio había sido destruido por los bombardeos aéreos aliados y de la artillería soviética, por lo cual no sabía si se había reconstruído siguiendo los planos originales o se había diseñado un museo con ideas vanguardistas”, explicó.
“Denominado Topografía del Terror, es un espacio al aire libre bastante amplio donde muestran en paneles el advenimiento del régimen de Adolf Hitler, la agonía de la República de Weimar , el asesinato de la democracia, la persecución de las razas consideradas inferiores, hasta llegar a la técnica del exterminio, a partir de la Conferencia de Wansee”, señaló.
Pero si ese museo exhibe el horror del nazismo, visitar el enorme campo de concentración y exterminio de Auschwitz, instalado en cercanías de la ciudad de Cracovia, es algo que Carrozzi no puede explicar.
Allí “perecieron cientos de miles de seres humanos y ver los restos del cabello que le quitaban a los prisioneros, los juguetes arrebatados a los niños y una enorme cantidad de calzado de todo tipo, creo que me exime de encontrar palabras para explicar mi estado de ánimo en ese momento”.
“En el viaje anterior había estado en los campos de concentración de Sachsenhausen (cercano a Berlín) y en Dachau (a pocos kilómetros de Munich), pero tenía la certeza que este campo emplazado en el antiguo territorio polaco sería más patético”, dijo. Y no se equivocó.

Un remanzo
Pero entre tanto horror, Carrozzi también tuvo oportunidad de visitar algunos lugares que después de la guerra fueron convertidos en sitios de interés para la comunidad. “Algo maravilloso fue conocer en Viena un acuario construido en una ciclópea torre de artillería antiaérea alemana, con paredes de cemento armado de 2,5 metros de espesor y once pisos de altura”, señaló.
“Realmente muy emocionante ver a través de ojos de buey de cuatro metros de diámetro aproximadamente, tiburones de variadas especies, manta rayas, tortugas marinas y peces tropicales. Un atractivo serpentario, la recreación de una pequeña selva tropical con monos, murciélagos, una gran diversidad de aves, camaleones, arácnidos de todo tipo y tamaño, complementaban este atractivo lugar”.
Además, pudo visitar Praga, una de las ciudades más hermosas del Viejo Continente. También “Roma, con el imponente Coliseo, el Arco de Triunfo y ese diminuto, pero tan venerado por los católicos, Estado del Vaticano, Venecia con sus gondolieri y el inolvidable azul turquesa que circunda a la isla de Capri”, dijo.

Vuelta al terror
Aunque uno de los momentos más impactantes del viaje también lo vivió en Praga y no fue precisamente debido a la belleza de la ciudad. “Si bien pensaba que lo que más me impactaría sería el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, me produjo un shock mayor la pequeña cripta de la Iglesia de San Cirilo, en Praga”, explicó.
Allí, manifestó Carrozzi, “se habían refugiado siete checos de la resistencia que atentaron contra la vida de Reinhardt Heydrich, jefe de los servicios de seguridad (segundo de Heinrich Himmler)”.
Entre aquellos hombres se encontraban incluso los autores materiales del ataque: Josef Gabchik y Jan Kubis. “El lugar era muy pequeño, tenuemente iluminado. Allí están los bustos que recuerdan a los siete. Ninguno sobrevivió a la represión que organizaron las tropas de ocupación germanas. Incluso llegaron a utilizar gases asfixiantes y agua, inundando el lugar. Los dos últimos sobrevivientes prefirieron suicidarse antes que caer en manos de los agentes de las SS y de la Gestapo”.

Hacia las profundidades
Carrozzi no cree que vuelque las experiencias de este viaje en un nuevo libro. Aunque señaló que en la “investigación histórica se sabe cuándo se comienza, pero nunca se conoce el final hasta tanto no se llegue a la meta prevista”.
Mientras tanto, Carrozzi sigue recopilando material bibliográfico sobre la Segunda Guerra Mundial. En 1996, cuando Ecos Diarios lo entrevistó por su afición a este tema, tenía 800 libros y en la actualidad el número de volúmenes de su biblioteca ya supera los 900.
Además, ya sueña con una próxima expedición. “Un lugar que me gustaría conocer y que es una vieja deuda conmigo, es un sitio bastante lejano, emplazado en los Estados Federados de la Micronesia (entre la Polinesia y Japón), llamado Truk Lagoon”, explicó.
“Esta importante base naval nipona sufrió un gran ataque aéreo los días 17 y 18 de febrero de 1944 y provocó el hundimiento de decenas de buques, aunque la mayoría no eran de guerra sino mercantes de aprovisionamiento bélico”, indicó.
“Llevado a cabo este ataque con las dotaciones aéreas de siete portaaviones norteamericanos, pertenecientes a la 34 y 58 Task Force, el lugar se ha convertido en el mayor museo submarino del mundo y es el destino privilegiado de los buceadores”, precisó. “Ya llegará el momento de viajar hacia allá, entretanto tendré que incrementar las inmersiones de buceo para adquirir un estado físico y psíquico acorde a las exigencias del lugar”.
Leer mas

4 de marzo de 2013

Juan Jose Flores

Del tercer Reich a la Argentina

El domingo pasado Mario Carrozzi se hallaba en una librería de la ciudad de Mar del Plata, donde presentó su libro “Del Tercer Reich a la Argentina”. El jueves, se encontraba a casi 1.600 kilómetros de allí, en Rada Tilly, una pequeña localidad ubicada en el límite entre Chubut y Santa Cruz.
Desde hace décadas Carrozzi divide su vida entre su trabajo de viajante y su pasión por la historia de la Segunda Guerra Mundial.
Aunque, su interés por el mayor conflicto bélico de la historia comenzó muchos años antes de que se dedicara a la venta de artículos de ferretería a comercios del ramo de medio territorio nacional.
Este necochense que en el año 1976, durante cinco semanas, fue uno de los animadores del programa de televisión “Odol Pregunta”, comenzó a leer sobre la Segunda Guerra Mundial en sus primeros años de adolescente.
“Tenía 13 o 14 años”, dijo Mario, que además posee una memoria prodigiosa. Poco tiempo después, en 1972, participó del programa televisivo “Lauro al Saber”, que se emitía por Canal 10 de Mar del Plata.
Cuatro años más tarde, sus conocimientos sobre la Segunda Guerra Mundial lo llevaron a “Odol Pregunta”, en ese momento uno de los programas más vistos de la televisión argentina, conducido nada menos que por Cacho Fontana.

El libro
El año pasado fue muy especial para Mario Carrozzi, ya que luego de dos décadas, pudo ver publicado su libro “Del Tercer Reich a la Argentina”, fruto de cinco años de intensa investigación.
El necochense había comenzado a escribir el libro en 1983 y finalizado en octubre de 1988. En un principio se llamó “Los nazis en la Argentina” y si bien lo registró, antes de que él pudiera imprimirlo, salió otro libro con ese mismo nombre.
Finalmente, la edición de autor de “Del Tercer Reich a la Argentina” salió de la imprenta el 17 de diciembre de 2011.
El volumen, que ya ha tenido una amplia difusión, fue editado íntegramente en nuestra ciudad e incluye fotografías que Carrozzi tomó durante un viaje a Alemania y a Inglaterra en 2009.
El libro se presentó en el Centro Cultural de nuestra ciudad, en la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires, en una feria regional realizada en Tandil, en el Rotary Club de Rauch y, la semana pasada, en Mar del Plata.
En cada presentación Carrozzi habló con el público, que a pesar del tiempo transcurrido desde el final de la Segunda Guerra Mundial, todavía intenta comprender la locura del conflicto bélico más sangriento de la historia, que dejó unos 50 millones de muertos. La gente siempre le hace la misma pregunta: ¿Hitler vivió en la Argentina?
En los últimos años la aparición de varios libros sobre desembarcos de submarinos nazis en la costa argentina, incluso en Necochea, y la captura de jerarcas del III Reich en nuestro país, hizo que muchas personas comenzaran a especular sobre la posible fuga de Hitler hacia Sudamérica. Varios autores incluso sostienen que Hitler murió en la Argentina.
Carrozzi, que pasó la mayor parte de su vida estudiando la Segunda Guerra Mundial, asegura que no existe ningún documento o prueba que permitan sostener la hipótesis de una huída y afirma que la vida del máximo jerarca nazi en nuestro país es sólo una leyenda urbana.

Toda una vida
Mario Carrozzi nació el 26 de marzo de 1953 en nuestra ciudad. Desde la adolescencia comenzó a recopilar información sobre la Segunda Guerra Mundial. Tiene más de 900 libros sobre el tema.
Es un convencido de que por más conocimientos que se tengan, estos no sirven de nada si no se comparten.
Por eso dedicó años a escribir su libro, en el que intentó volcar parte de sus conocimientos sobre el polémico tema del exilio de los jerarcas nazis en nuestro país. “La intención de este libro no es la de avivar las llamas del odio y del rencor, sino solamente realizar un pequeño aporte que contribuya al esclarecimiento de ciertos temas que algunos medios periodísticos, por oscuras razones, en ningún momento han tratado de dilucidar a los neófitos, sino confundirlos, inculcándoles una idea parcializada y tendenciosa de esos hechos”, escribió en el prólogo.
El libro de Carrozzi es un tour de force por los sangrientos campos de batalla de la Segunda Guerra Mundial y los campos de concentración en los que fueron asesinados millones de personas de origen judío.
Con una documentación apabullante, Carrozzi registra la captura en Buenos Aires de Eduard Roschmann, capitán de la SS a cargo del Gheto de Riga. Dedica otro capítulo de su libro a Hans Langsdorff, el comandante el Acorazado Graf Spee, hundido durante la Batalla del Río de la Plata, frente a Montevideo.
Otro de los personajes del libro es Ronald Richter, el controvertido investigador alemán que Perón puso al frente de la Planta Piloto de Energía Atómica en la isla Huemul, en San Carlos de Bariloche.
También aparece Adolf Eichmann, a quien se responsabilizó de la denominada “solución final” y del transporte de los deportados a los campos de concentración. Eichmann fue capturado en Buenos Aires por un comando y transportado a Israel, donde fue ejecutado.
A casi 25 años de haber terminado de escribir su libro y cuando aún trabaja en la difusión del volumen que editó por sus propios medios, Carrozzi comienza a pensar una posible segunda parte de “Del Tercer Reich a la Argentina”.
Próximo a cumplir 60 años, aún continúa investigando sobre la Segunda Guerra Mundial con tanta pasión como cuando era un adolescente.
Leer mas