El otro día fui al video y alquilé "Taxi Driver". La había visto hacía muchos años y recordaba el clima violento y asfixiante de la película, pero no la historia.
Volver a ver a Robert De Niro en el papel del taxista que decide hacer algo para limpiar la ciudad de tanta "basura", es realmente una satisfacción. También redescubrir la belleza de Cibyll Shepherd y la actuación impresionante de la pequeña Jodie Foster.
Para quien no la haya visto nunca, la película de Scorcese es como subir a una montaña rusa, una vez que se está en la cima, la caída es cada vez más vertiginosa.

Deja tu comentario

Los comentarios que contengan spam serán eliminados

Artículo Anterior Artículo Siguiente