Escuchó los pasos y, antes de que pudiera darse vuelta para ver el rostro del perseguidor, sintió el filo del acero apoyado en el cuello. Intentó gritar, pero una mano le tapó la boca, mientras un brazo la envolvía y la arrastraba hacia el descampado...

Deja tu comentario

Los comentarios que contengan spam serán eliminados

Artículo Anterior Artículo Siguiente