El hombre sacó una silla a la vereda y allí se sentó a disfrutar del vientito fresco de la tarde...

Deja tu comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Horror en Colonquelu