31 de octubre de 2005

Juan Jose Flores

Lupín


Lupín, el memorable piloto civil dibujado por Guillermo Guerrero, es motivo de una extensa nota en Tebeosfera, sitio web especializado en comics que tiene muy buen material sobre historietas argentinas.
La nota es la segunda parte de un informe más extenso sobre la aviación en la historieta y aunque el motivo de la misma es Lupín, en realidad es una extensa biografía del autor, que indudablemente se merece el homenaje.
Recuerdo haber descubierto Lupín en la infancia y desde entonces sentir fascinación por las publicaciones de electrónica, aunque nunca pude darme el gusto de aprender esa profesión...
Leer más

30 de octubre de 2005

Juan Jose Flores

Blanca Farías

En la década del 80, Blanca Farías ya escribía poesía, pero entonces estaba más abocada a la pintura, que cultivaba desde los 70. Fue recién a mediados de los 90 que decidió volcarse definitivamente a la literatura, a partir de su paso por el taller literario de María Cristina Martínez Teixans.
En los últimos meses, los miembros de ese taller lograron apoderarse de la carpeta de Blanca y convertirlos en un libro: La luz del faro, que será presentado hoy, a las 19, en un acto a realizarse en la Escuela Municipal de Artes de Necochea, "la Vieja Estación de Trenes", como le gusta llamarla a ella.
"Desde su iniciación en este combate, me impresionó la soberbia seriedad con que acometía contra sus borradores y múltiples versiones hasta alcanzar su definición", escribió Martínez Teixans en las solapas del libro.
Mujer callada, de origen humilde, pero espíritu indómito, esta balcarceña ha recorrido durante años el camino del trabajo artesanal y se vuelca a la escritura con la misma dedicación.
La luz del faro es su primer libro y también el primero que publica Acontramusa, el taller literario dirigido por Martínez Teixans.
El libro es el fruto del anegado trabajo poético de Farías de los últimos 10 años. "Yo siempre estaba preparando una carpeta, pero ya no pensaba en publicar un libro", comentó la autora.
Aunque Martínez Teixans le insistía que debía dar a conocer su trabajo, ella bajó los brazos. "En un momento dije: no voy a hacer nada", manifestó.
No obstante, tanto Cristina como los otros miembros del taller y algunos amigos insistían en que sacaran los textos de la carpetita y los publicara.
Finalmente, hace unos meses, decidió entregar la ajada carpeta y dejar a los miembros del taller la selección de textos. Así surgió el libro, cuya ilustración de tapa realizó su amigo Bruno Roeschlin y cuya impresión, casi artesanal, estuvo a cargo de la familia De Francisco, también amigos de siempre de la autora.

Dicen, digo, decimos
El primer texto es un indicio de lo que los lectores podrán encontrar a través de sus páginas. Se llama "Dicen digo decimos" y está basado en un diálogo real mantenido entre una periodista amiga de Farías y unos cartoneros.
En el prólogo de Martínez Teixans hay una sugerencia al lector que revela en parte la magnitud de la poesía de Farías: "Frente a una poeta de esta naturaleza y tanta envergadura, más aún si uno ha tenido la gracia de acompañar y ser testigo de su crecimiento, lo recomendable es, digo con Alonso: 'El arte de callar', el silencio y la escucha deleitada".
Quienes concurran hoy a la Vieja Estación de Trenes, podrán escuchar esa voz suave y tersa decir una poesía tan dulce, dura y embriagadora como la vida misma.
Leer más

25 de octubre de 2005

Juan Jose Flores

El hombre de la barra de hielo

Titanes en el Ring
Se acuerdan del hombre de la barra de hielo? No se hagan los desmemoriados, cómo no se van acordar de él si hubo hasta muñequitos de este personaje. ¿Qué ustedes eran muy chicos? Pero, por favor...
El tipo cargaba con una enorme barra de hielo y aparecía en mitad de los momentos más calientes de Titanes en el Ring. No me van a decir que ahora no se acuerdan de Titanes, el mejor programa de lucha de la historia de la televisión argentina, creado por el inolvidable Martín Karadagian.
No se hagan los pendex y hagan un poquito de memoria...
Leer más

9 de octubre de 2005

Juan Jose Flores

Un necochense en Madrid



Pese a las resonancias griegas de su nombre, Mirko Gantos, es bien argentino, y más precisamente bien necochense. Tiene 29 años y desde chico supo que se dedicaría a la gastronomía, que era el oficio que había aprendido de su familia. Por eso, cuando terminó el secundario se fue a estudiar esa especialidad a Buenos Aires y en la actualidad es jefe de cocina de un restaurante en Madrid.
Se fue del país la intención de "seguir estudiando y creciendo profesionalmente". No le fue difícil conseguir trabajo, "primero porque tenía mi documentación en regla y segundo porque en gastronomía hay mucha demanda y valoran la responsabilidad y los estudios".
Tampoco le resultó difícil adaptarse. "Para mí fue muy fácil ya que venía muy maltrato de Buenos Aires, y que gente de otro país te reconozca el trabajo es muy lindo". Sin embargo, explicó se deben cumplir con las exigencias.

Un pariente argentino
Mirko manifestó que en España "casi todos tienen un familiar argentino". Es por eso que con "nos quieren mucho y con nosotros son muy hospitalarios".
Sin embargo, dijo, la gente "es rara. Por un lado son muy parecidos a nosotros y por otro son tan diferentes".
Aunque en general no se trata mal a los inmigrantes, al crecer el número de extranjeros y "como no todos hacen las cosas bien", dijo Mirko, "a veces te hacen sentir la diferencia".
"Por suerte son los menos", explicó. En tanto, disfruta de las bellezas de Madrid y de la intensa actividad cultural de la capital española.
El restaurante donde trabaja está ubicado en medio de un parte y en verano se arma una gran terraza, con 125 mesas. Mientras que en invierno se puede disfrutar de un hogar a leña en medio del salón.

Volver a casa
No obstante, siempre se extraña Necochea. "La playa, el parque, los asaditos y sobre todo estar en casa. Acá uno nunca se termina de sentir en casa. Aunque no te falta nada, lo material no llena. Lo que se siente, es muy difícil de explicar".
En Necochea dejó a su madre, tíos y primos. También dejó a los amigos ("los que no se fueron"). En España vive bien, pero no como lo hace un español. "Tenemos distintas necesidades. Por lo menos yo no tendría dos trabajos para obtener más bienes materiales o haría trabajos que nunca hice en la Argentina, sólo para ganar más dinero".
A Mirko todavía le llama la atención el "consumismo y el desintegres general y las pocas ganas de progresar" de los españoles.
Por eso, si tuviera que volver a decidir entre quedarse en la Argentina o partir a Europa en busca de una oportunidad, no se iría. "En mi caso está muy claro, yo me vuelvo".
Leer más