Cuando dice que toca la guitarra y sus interlocutores le preguntan qué tipo de temas interpreta, Nazareno Ballesta suele asombrarlos con una respuesta inesperada: clásicos.
A los 16 años, se ha convertido en uno de los pocos concertistas de guitarra con los que cuenta nuestra ciudad. Dueño de un talento innato, también suele asombrar a todos cuando explica que hace sólo tres años que estudia música.
Galardonado este año con el premio El Filántropo, Nazareno es un amante del tango y la música en general. Sin embargo, aunque le gustan todos los géneros, no incursiona ni en el rock ni en el jazz.

Nada formal
Nazareno nació en Buenos Aires y si bien alguna vez estudió música en su infancia, recién fue en los años que vivió en Maipú cuando comenzó a estudiar guitarra con pasión.
Hace dos años que su familia se vino a vivir a Necochea. Aquí estudia en el Pío XII, va a segundo año del polimodal, y trabaja.
Porque para él, la música no es sólo una pasión, también es un oficio al que quiere dedicar su vida. En la actualidad ofrece conciertos solistas y acompaña a cantantes y otros músicos.
"Es mi trabajo", explicó. Y espera que el verano le brinda muchas posibilidades laborales. Por el momento, en su agenda hay conciertos programados en Mar del Plata y en San Telmo.
No obstante, también dedica mucho tiempo a estudiar. "El estudio de la guitarra es constante y diario", manifestó.
Ballesta ya tiene muy claro que quiere estudiar. "Me voy a ir a Buenos Aires a estudiar Dirección Orquestal", aseguró. No imagina un futuro que no esté relacionado con la música.
"La música me hace feliz", afirmó.

Deja tu comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Horror en Colonquelu