25 de marzo de 2013

Admin

En Necochea halló su lugar y la pintura

Fue durante unas vacaciones, en los primeros días de 2003, que Cecilia Lasansky descubrió Necochea. Ella vivía en Longchamps y hasta ese momento sólo conocía a la ciudad por el nombre, pero nunca imaginó que esos días de descanso le cambiarían la vida.
Durante esas vacaciones no sólo se enamoró de Necochea, también conoció la vieja Estación de Trenes de la ciudad, donde funcionaba la Escuela Municipal de Artes (hoy Centro Cultural Municipal).
Leer más

21 de marzo de 2013

Admin

Federación Sudeste, pasión por el bowling

La Federación Sudeste de Bowling fue formada hace 25 años en Necochea por un grupo de fanáticos del bowling que a mediados de los 80 debía viajar a Mar del Plata para poder competir en torneos de este deporte.
En un primer momento la entidad estuvo integrada por jugadores de nuestra ciudad, Lobería, Juan N. Fernández e incluso Tres Arroyos y San Cayetano.
Con el paso de los años, los jugadores de Lobería y Juan N. Fernández se retiraron de la Federación y formaron su propia agrupación. También se escindió Tres Arroyos, mientras que la práctica del Bowling en San Cayetano simplemente desapareció.
Hace unos años, la Federación decidió desafiliarse de la Confederación Argentina de Bowling y asociarse a la Liga Argentina.
Con este cambio, Necochea aseguró su permanencia en el circuito de mayor nivel del bowling nacional.

Representantes locales
Miguel Fuente, actual secretario de la Federación Sudeste, señaló que la entidad está integrada por 50 jugadores. “Este grupo de socios somos quienes mantenemos la Federación”, explicó.
La entidad, cuyo presidente es Aníbal Figueroa, tiene su sede en el primer piso de una galería ubicada en la esquina de calle 61 y 62.
“Hace 19 años que adquirimos la sede”, explicó Fuente. “En ese momento éramos 120 jugadores”.
La Federación surgió con el objetivo de difundir la práctica del bowling y luego del boom de este deporte en los años 80 y a pesar de que jugadores de otras localidades abandonaron la entidad, el número de socios se ha mantenido siempre en un promedio de 50.
Además del Torneo Oficial que se realiza cada año, a fin de atraer a nuevos jugadores, la Federación organiza una copa con invitados. El primer año se denominó Copa Ecos Diarios, luego Copa UATRE y este año Copa Federación, con motivo del 25ª aniversario de la entidad.
“Este torneo es igual que un Argentino y uno de los objetivos es que sirva a los jugadores como preparación si acceden a participar del certamen nacional”, explicó Fuente.
Además se realiza un selectivo para el Argentino, que en 2012, en la Categoría A, ganó Fabián Duport, representante de Círculo Policial y campeón argentino 2010. Luego se ubicaron Jorge y Gastón Moreno, de Gimnasia, Miguel Fuente (Círculo Policial), Horacio González (Huracán) y Gustavo Delsere (Huracán).
En la categoría B resultó ganador Daniel Pagano, de Luz y Fuerza y también clasificaron Maximiliano Hernández, de Gimnasia, Víctor Melo (Balcarce), Alfredo Bozzolo (Gimnasia), Miguel Navarrete (Gimnasia) y José Bello (Gimnasia).

Intensa actividad
En 2012 participaron del Torneo Oficial que organiza la Federación equipos de Gimnasia y Esgrima, Huracán, Balcarce, Necopesca, Circulo Policial y Black Balls.
Con el aporte de los socios, la Federación paga viajes y sustenta la actividad administrativa de la entidad.
“Siempre intentamos fomentar este deporte desde la participación de la gente. Por eso hicimos una categoría B y también en alguna oportunidad hicimos un selectivo para chicos”, señaló Fuente.
La entidad se empeña en apoyar el desarrollo de los juveniles con el objetivo de que la actividad no se estanque.
Si bien en la actualidad las competencias organizadas por la Federación se desarrollan en las boleras de Huracán y Gimnasia, se espera que pronto también se puedan utilizar las pedanas que se están construyendo en el centro comercial de avenida 58 y 75.
Fuente precisó que en los últimos tres años la entidad ha trabajado intensamente para renovar su personería jurídica. “Desde 1994 que no se contaba con la papelería y el año pasado logramos realizar el reempadronamiento”, precisó.
“Ese es un trabajo que no se ve, pero que nos ha llevado mucho tiempo”, señaló el secretario de la entidad.
A partir de la normalización de la entidad, se sumaron varios jugadores balcarceños que han realizado un importante trabajo, de allí que integran la delegación que participa en el Torneo Argentino.
Precisamente el juego en las pedanas es lo que da fuerza a esta joven institución formada por deportistas amantes de esta disciplina.

Deporte con historia
La práctica del bowling comenzó en nuestra ciudad en la década del 70.
A partir del impulso que le fueron dando clubes como Huracán, Mataderos y Rivadavia, nuestra ciudad pronto tuvo la necesidad de contar con su propia entidad rectora, naciendo en 1976 la Regional Sudeste, bajo la órbita de la Mar y Sierras (Mar del Plata).
Jorge Santilli fue el primer presidente y además de los clubes antes mencionados, se afiliaron a la instituciones Villa del Parque, Gimnasia y Esgrima, Luz y Fuerza, Casino Bowling Club e Independiente de San Cayetano.
Una década después se formó la Federación Sudeste y así Necochea pudo intervenir con sus propios jugadores en los nacionales.
La disputa de los internacionales torneos “Confraternidad”, en una primera época, el tradicional “Gaspar Zugazúa”, organizado por Gimnasia y Esgrima y varios argentinos, han mantenido vivo este deporte.
El primer necochense en obtener un título nacional fue Tomás Marquez, que, integrando un equipo marplantense, fue doble campeón argentino por parejas.
En 1986 Delia Pasta de Marcos aportó el primer nacional femenino.
Pero el mayor logro del bowling local lo consiguió en 1990 Luis Facha Martín, al consagrarse en Montevideo campeón rioplatense, integrando el equipo de la Asociación Argentina de Bowling.
No se puede dejar de mencionar a figuras como Carlos Juliano, Carlos Fortín, Carlos Tavieres, Héctor Gabrielo, Jorge y Rodolfo Moreno, Roberto Ricci, Alicia y Florencia Moreno, Stella Heguiabehere, Bernardo Brost, Américo Callaud y Susana Mármol.
Entre los dirigentes no puede olvidarse a Jorge Santilli, Norberto Mármol y Roldofo Moreno, estos dos últimos propulsores de la sede propia.

Leer más

11 de marzo de 2013

Admin

Pedro Estarli, un hombre de negro

Hay personas que no descubren jamás cuál es su verdadera vocación. Otras, como Pedro Estarli, la descubren pronto y se dedican por entero, en cuerpo y alma, a desarrollar esa actividad que los apasiona.
Como la mayoría de los jóvenes de su generación, Estarli jugó al fútbol, pero pronto descubrió que lo que realmente le interesaba era el arbitraje.
Una prematura lesión lo obligó a colgar los botines y lo decidió a ponerse definitivamente la indumentaria de árbitro. Comenzó en el fútbol amateur, en unos torneos comerciales que se realizaban en la quinta danesa.
Luego, en el Parque Zugazua, fue árbitro de torneos infantiles y en la década del 80 comenzó una carrera en la Liga Necochea de Fútbol que lo llevó a convertirse en uno de los jueces con más larga trayectoria en nuestra ciudad.
Hace varios años que Estarli no dirige, pero sigue vinculado al arbitraje, ya que es el presidente del Colegio de Arbitros de la Liga Necochea de Fútbol, organismo que integra el Tribunal de Penas.

Pitazo inicial
La escasa estatura de Estarli se agigantaba dentro de la cancha. Pedro comenzó a dirigir en primera en una época en que los clubes de primera división tenían entre sus filas a algunos de los más recordados jugadores de nuestra ciudad.
“No es por desmerecer a nadie, pero en esa época jugaban hombres”, dijo Estarli con su característico estilo directo.
En aquella época jugaban en nuestras canchas “Paquillo” Sánchez, los hermanos Mainardi, la “Chancha” Portugal, “Calija” Guerrero y Gustavo Cárdenas, entre otros recordados valores del fútbol local.
Precisamente uno de los momentos más difíciles que vivió dentro de una cancha y que hoy recuerda como una anécdota cómica, está vinculada a “Paquillo” Sánchez.
En un partido en que Estación enfrentaba a Palermo, luego de una jugada confusa, Sánchez se acercó para reclamarle. Pedro echó mano al bolsillo de la camisa, donde tenía la tarjeta amarilla, para amonestar al jugador... pero sacó la tarjeta roja.
Ante el lamento de “Paquillo” por la expulsión, Pedro notó su error y metió la mano en el bolsillo del pantalón y sacó la tarjeta amarilla.

Referí, referí
Estarli había surgido de un ámbito no menos difícil, como lo era el fútbol comercial, donde no existía el alambrado ni la vigilancia policial para proteger al hombre de negro.
Pedro nació en Juan N. Fernández el 23 de octubre de 1953 y aún era adolescente cuando se dio cuenta de que había nacido “para ser árbitro, no para ser jugador”.
Jugó en Huracán y en Gimnasia, pero se lesionó. Como en los torneos comerciales, cuando aún participaba de jugador, le pedían siempre que dirigiera, decidió dedicarse por completo a lo que realmente le gustaba: arbitrar.
Siempre había admirado a Carlos Miranda, uno de los grandes árbitros del fútbol local y siguió sus pasos, aunque marcando su propio estilo.
Luego de un tiempo como árbitro de fútbol comercial, pasó por el Parque Gaspar Zugazúa, donde fue árbitro de los torneos infantiles de Fefiba y luego llegó a la Liga Necochea de Fútbol.
Comenzó en los torneos de Ascenso en el 84, en la misma época en que su admirado Carlos Miranda abandonaba el arbitraje.
Pedro tuvo oportunidad de dirigir varios partidos del Estación Quequén que llegó a competir en el Nacional con los grandes clubes del fútbol argentino.
No eran años fáciles para vestir de árbitro. En esa época en las canchas locales jugaban algunos de los más grandes futbolistas de las últimas décadas, quienes además tenían grandes personalidades.
El árbitro también sentían en esos años mucha más presión de las tribunas, que ya iba mucha más gente a las canchas.
“Al principio los insultos me molestaban, pero después me acostumbré”, dijo Pedro, que durante años realizaba la misma rutina que un jugador. Los días que tenía que dirigir no comía al mediodía y se mantenía en forma.
Muchos no se acostumbraban a la rutina, a la tensión con los jugadores ni a las presiones de la tribuna y abandonaban, pero para Estarli era algo necesario.
“Soy un apasionado del arbitraje”, explicó Pedro, que en la actualidad tiene 59 años y siempre admiró profundamente a Castrilli.

La camisa negra
En 2004 Estarli dejó de dirigir partidos de la primera división, pero siguió en el fútbol infantil.
Si bien cuando dirigía a jugadores mayores Pedro era reconocido como implacable, con los chicos era distinto, no le gustaba sacar tarjetas y se caracterizaba por dialogar y aconsejar a los pequeños.
Siguió en el fútbol infantil hasta 2009, cuando se retiró definitivamente de las canchas, aunque también realizó una experiencia paralela en Lobería, entre 2004 y 2007.
En esos años dirigió el fútbol amateur de la vecina localidad, una experiencia difícil como árbitro, ya que precisamente lo llamaron porque el torneo se caracterizaba por la indisciplina de sus jugadores.
“Lamentablemente no se puede vivir de esto”, dijo Pedro Estarli, que aún trabaja en el área de Compras de la Municipalidad local.
Sin embargo, su máxima vocación siempre fue el arbitraje y le heredó parte de esa vocación a su hijo Matías, que en la actualidad es referí de la primera división del fútbol local.
Pese a ya no dirigir, principalmente por una cuestión de estado físico, no porque le falten ganas, Estarli sigue vinculado al arbitraje. Es presidente del Colegio de Arbitros local.
Se lamenta de que en la actualidad haya pocos árbitros y que tampoco haya muchos jóvenes interesados en aprender a dirigir.
Reconoce que la suya no es una vocación muy común. Durante sus 23 años de árbitro de primera división en nuestra ciudad dirigió muchas finales y debió imponer su carácter en todas las canchas y ante jugadores y dirigentes de gran personalidad.
Para los hinchas locales, Estarli es una de esas figuras inolvidables del fútbol necochense de las últimas décadas.
Leer más

4 de marzo de 2013

Admin

Historia de la aviación en Necochea

El 27 de agosto de 1921, hace 90 años, rendía su examen Pedro Azzolini y se convertía en el primer piloto de avión de nuestra ciudad. Meses antes había comenzado a funcionar en Necochea un Aero Club, antecesor del actual, fundado en 1952.
Leer más
Admin

Anécdotas olvidadas de la vieja Necochea

Luis Capurro, hijo de Juan Capurro, uno de los vecinos fundadores, aseguraba que muchos de los primeros pobladores no figuraban en el acta fundacional porque no sabían firmar. “El grupo de los primeros fundadores fue más bien numeroso y procedía de Ayacucho, Tandil, Juárez, Balcarce, Maipú y otros puntos de la región”.
Leer más
Admin

El Club Ameghino, entidad histórica

El Club Ameghino es una de las entidades con mayor trayectoria en la vida deportiva de nuestra ciudad. Surgió hace 93 años y en sus inicios sus colores verde y blanco se hicieron conocidos en las canchas de fútbol.
Pero también impulsó otras disciplinas como el ciclismo, el ajedrez, el atletismo, bochas, natación, pesca, patín carrera y bowling.
El club es presidido en la actualidad por Patricio García de Arriba y cuenta con varias subcomisiones que trabajan activamente para impulsar los deportes en la entidad e incluso funciona en su sede de la avenida 58 un centro cultural.
Según explicó Julio César Díaz, secretario deportivo del club, funcionan subcomisiones de atletismo, triatlón, fútbol, ciclismo, mountain bike, bochas, duatlón, Bowling, casín, natación, pesca, carreras de aventura, patín carrera y taekwondo.
Díaz, reconocido ciclista y ex presidente del club, señaló que “todas las subcomisiones están activas”.
Los deportistas del club llevan los colores de la institución a distintas pruebas de atletismo y ciclismo que se realizan en todo el país.

Un club histórico
Club Ameghino fue fundado el 20 de junio de 1919. Los colores verde y blanco que identifican a la entidad fueron tomados de Ferro Carril Oeste, que por esos años daba que hablar en el fútbol nacional.
El nombre lo tomó del naturalista, climatólogo, paleontólogo y antropólogo Florentino Ameghino, quien, una década antes, había llegado a nuestra ciudad atraído por los hallazgos realizados por el médico Rodolfo Faggioli.
Entre los fundadores del club se encontran Sergio Oyamburu, quien también fue su primer presidente, Saúl, Arturo y Enrique Ignacio, Juan Carlos Catalán, Rafael Quaglia, Arturo Carlos Scaramuzza, Adolfo Reinoso, Emilio Welsh, Miguel Serrallonga, Pedro Tavano, Juan Martitegui, Jorge Elía y Martín Iborra.
La primera sede del club se encontraba ubicada en calle 60 y 61. En 1954, a partir de las gestiones realizadas por José y Atilio Falcone, el club se mudó definitivamente a la avenida 58 entre 63 y 65.
El Club Ameghino fue uno de los fundadores de la primitiva Liga Necochea de Fútbol. Según escribió el periodista Horacio Nicolella en la revista Horizonte, “allá por el año 1923 se realizó un partido en la cancha de la manzana Escolar –donde asentaba sus reales Rivadavia- jugando las segundas divisiones de Ameghino B y Sportivo Rosario, éste último recién fundado”.
Según la nota, el partido terminó 18 a 0 a favor de Ameghino y “el guardavalla del elenco perdedor, Entrocasso, detuvo un tiro penal, evitando un 19 a 0 lapidario ya con la cifra de goles consignado”.
El club participaban de los torneos de aquella primitiva asociación de fútbol a otros clubes ya reconocidas como Rivadavia y Everton y otras incipientes, tales como Huracán, Eureka, Independiente y Estudiantes, y los quequenenses Ministerio y Atlético.
El 18 de agosto de 1930, en la secretaría de Ameghino, se reunieron los delegados de Rivadavia, Huracán e Independiente para reorganizar la vieja Liga Necochense de Fútbol y surgió así la Asociación de Football de Necochea.
En los primeros seis años de actividad, Huracán ganó tres campeonatos locales y Rivadavia otros tres, manteniendo ambos equipos la hegemonía sobre el fútbol local. Mientras que Ameghino logró dos títulos en primera división: en 1937 y en 1952.

El buen nombre
El ciclismo ha sido una de las disciplinas que ha llevado a la institución a ser reconocida en fuera de la ciudad. Desde los años noventa, junto a la Asociación Ciclista Regional del Sudeste Bonaerense que presidiera Alberto Oscar Sureda, se han disputado torneos a nivel provincial y nacional en todas las categorías.
El Campeonato Argentino de Ciclismo juvenil de 1994 y 1997 y el Nacional de Bowling 1999 de palos chicos, fueron puntos altos en la capacidad organizativa del club.
También se cuentan entre otros torneos, el Campeonato Argentino de atletismo para veteranos de 2000, una fecha del Campeonato Argentino de Triatlón en 2002 y la prueba Non Stop 24 horas en 2006.
En 2005, la institución albergó al Club de Ajedrez Necochea y a sus torneos, mientras que en la historia más reciente, funciona actualmente la escuela local de taekwondo de la múltiple campeona internacional, Gabriela Basualdo y su entrenador Quinto Dan Carlos Liébana.
En 2000 se produjo una de las obras determinantes para el pujante presente de la sede, cuando por impulso del tesorero Alfredo Fitipaldi, se logró culminar la construcción de un quincho con piso de granito, un fogón parrilla, rejas en las ventanas, la reparación de la vereda, la obra de gas natural y la carpeta del gimnasio.
La entidad también abre sus puertas a la comunidad y ofrece clases de yoga, danza, cocina, idiomas y danzas árabes. Además, se puede practicar box y taekwondo.
Leer más
Admin

La historia del colectivo en Necochea

El desarrollo alcanzado por la actividad portuaria en las primeras décadas del siglo pasado en nuestra ciudad, comenzó a demandar un medio de transporte económico y rápido para los obreros que residían tanto en Necochea como en Quequén.
Leer más
Admin

Del tercer Reich a la Argentina

El domingo pasado Mario Carrozzi se hallaba en una librería de la ciudad de Mar del Plata, donde presentó su libro “Del Tercer Reich a la Argentina”. El jueves, se encontraba a casi 1.600 kilómetros de allí, en Rada Tilly, una pequeña localidad ubicada en el límite entre Chubut y Santa Cruz.
Desde hace décadas Carrozzi divide su vida entre su trabajo de viajante y su pasión por la historia de la Segunda Guerra Mundial.
Aunque, su interés por el mayor conflicto bélico de la historia comenzó muchos años antes de que se dedicara a la venta de artículos de ferretería a comercios del ramo de medio territorio nacional.
Este necochense que en el año 1976, durante cinco semanas, fue uno de los animadores del programa de televisión “Odol Pregunta”, comenzó a leer sobre la Segunda Guerra Mundial en sus primeros años de adolescente.
“Tenía 13 o 14 años”, dijo Mario, que además posee una memoria prodigiosa. Poco tiempo después, en 1972, participó del programa televisivo “Lauro al Saber”, que se emitía por Canal 10 de Mar del Plata.
Cuatro años más tarde, sus conocimientos sobre la Segunda Guerra Mundial lo llevaron a “Odol Pregunta”, en ese momento uno de los programas más vistos de la televisión argentina, conducido nada menos que por Cacho Fontana.

El libro
El año pasado fue muy especial para Mario Carrozzi, ya que luego de dos décadas, pudo ver publicado su libro “Del Tercer Reich a la Argentina”, fruto de cinco años de intensa investigación.
El necochense había comenzado a escribir el libro en 1983 y finalizado en octubre de 1988. En un principio se llamó “Los nazis en la Argentina” y si bien lo registró, antes de que él pudiera imprimirlo, salió otro libro con ese mismo nombre.
Finalmente, la edición de autor de “Del Tercer Reich a la Argentina” salió de la imprenta el 17 de diciembre de 2011.
El volumen, que ya ha tenido una amplia difusión, fue editado íntegramente en nuestra ciudad e incluye fotografías que Carrozzi tomó durante un viaje a Alemania y a Inglaterra en 2009.
El libro se presentó en el Centro Cultural de nuestra ciudad, en la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires, en una feria regional realizada en Tandil, en el Rotary Club de Rauch y, la semana pasada, en Mar del Plata.
En cada presentación Carrozzi habló con el público, que a pesar del tiempo transcurrido desde el final de la Segunda Guerra Mundial, todavía intenta comprender la locura del conflicto bélico más sangriento de la historia, que dejó unos 50 millones de muertos. La gente siempre le hace la misma pregunta: ¿Hitler vivió en la Argentina?
En los últimos años la aparición de varios libros sobre desembarcos de submarinos nazis en la costa argentina, incluso en Necochea, y la captura de jerarcas del III Reich en nuestro país, hizo que muchas personas comenzaran a especular sobre la posible fuga de Hitler hacia Sudamérica. Varios autores incluso sostienen que Hitler murió en la Argentina.
Carrozzi, que pasó la mayor parte de su vida estudiando la Segunda Guerra Mundial, asegura que no existe ningún documento o prueba que permitan sostener la hipótesis de una huída y afirma que la vida del máximo jerarca nazi en nuestro país es sólo una leyenda urbana.

Toda una vida
Mario Carrozzi nació el 26 de marzo de 1953 en nuestra ciudad. Desde la adolescencia comenzó a recopilar información sobre la Segunda Guerra Mundial. Tiene más de 900 libros sobre el tema.
Es un convencido de que por más conocimientos que se tengan, estos no sirven de nada si no se comparten.
Por eso dedicó años a escribir su libro, en el que intentó volcar parte de sus conocimientos sobre el polémico tema del exilio de los jerarcas nazis en nuestro país. “La intención de este libro no es la de avivar las llamas del odio y del rencor, sino solamente realizar un pequeño aporte que contribuya al esclarecimiento de ciertos temas que algunos medios periodísticos, por oscuras razones, en ningún momento han tratado de dilucidar a los neófitos, sino confundirlos, inculcándoles una idea parcializada y tendenciosa de esos hechos”, escribió en el prólogo.
El libro de Carrozzi es un tour de force por los sangrientos campos de batalla de la Segunda Guerra Mundial y los campos de concentración en los que fueron asesinados millones de personas de origen judío.
Con una documentación apabullante, Carrozzi registra la captura en Buenos Aires de Eduard Roschmann, capitán de la SS a cargo del Gheto de Riga. Dedica otro capítulo de su libro a Hans Langsdorff, el comandante el Acorazado Graf Spee, hundido durante la Batalla del Río de la Plata, frente a Montevideo.
Otro de los personajes del libro es Ronald Richter, el controvertido investigador alemán que Perón puso al frente de la Planta Piloto de Energía Atómica en la isla Huemul, en San Carlos de Bariloche.
También aparece Adolf Eichmann, a quien se responsabilizó de la denominada “solución final” y del transporte de los deportados a los campos de concentración. Eichmann fue capturado en Buenos Aires por un comando y transportado a Israel, donde fue ejecutado.
A casi 25 años de haber terminado de escribir su libro y cuando aún trabaja en la difusión del volumen que editó por sus propios medios, Carrozzi comienza a pensar una posible segunda parte de “Del Tercer Reich a la Argentina”.
Próximo a cumplir 60 años, aún continúa investigando sobre la Segunda Guerra Mundial con tanta pasión como cuando era un adolescente.
Leer más

1 de marzo de 2013

Juan Jose Flores

Vamos Juntos, por los chicos

“Si sólo uno de los chicos que hoy ayudamos se convierte mañana en un hombre de bien, nuestro trabajo ya sería un éxito”. Las palabras corresponden a Marisa Di Napoli, actual presidenta de la Asociación Civil “Vamos Juntos”.
La entidad, que funciona en la Parroquia Santa Teresita, en calle 55 al 4400, surgió en 2003, por iniciativa del cura párroco Daniel Climenti, quien también fue el primer presidente de la asociación.
Vamos Juntos obtuvo su personería jurídica en 2004 y desde entonces ha desarrollado una intensa labor comunitaria, que se ha ido adaptando, año a año, a las necesidades del barrio y especialmente de los más pequeños y desprotegidos.
La asociación cuenta con un Centro de Día y una escuela de verano.

Problemática
La fundación de la entidad, explicó Di Nápoli, “fue motivada las problemáticas del barrio. Especialmente los chicos y los adolescentes”
“Al principio la formaban el padre Climenti y gente de cada una de las capillas que integran la Parroquia Santa Teresita. Entonces había gente de Inmaculada, de San Cayetano, de Jesús Buen Pastor, de San Pablo y La Lita”, dijo Di Napoli.
“Veníamos del 2001, con muchos problemas sociales”, señaló.
En la primera etapa, en el Centro de Día se les daba una taza de leche a niños, adolescentes y ancianos y realizaban distintas actividades y talleres.
Pero con el paso del tiempo se comenzó a brindar servicio de comedor. Primero se les daba una vianda a los chicos, pero como pronto los responsables de la entidad se dieron cuenta de que esa forma los que menos comían eran los niños, se comenzó a servir la comida en el centro.
“Llegamos a tener 196 personas para darles de comer”, explicó María Esther Montoya de Gocella, vicepresidenta de la asociación civil y actual encargada de la Escuela de Verano que funciona en la institución.
En aquella época, Cáritas realizaba un relevamiento de las familias que concurrían al Centro de Día y de esta manera se intentaba dar asistencia a los más necesitados.
“Las cosas fueron cambiando porque aparecieron los famoso planes sociales”, dijo Di Nápoli. “Sin embargo, los chicos fueron quedando, así que la actividad del centro no cambió”.

Apoyo y contención
En la actualidad, durante el año, el Centro de Día funciona en dos turnos y brinda asistencia a unos 70 chicos de entre 5 y 15 años de edad. “Brindamos apoyo escolar y talleres recreativos”, explicaron las mujeres.
Durante la temporada estival, también funciona allí una Escuela de Verano y los chicos de Vamos Juntos concurren con los profesores de educación física a la playa.
Di Nápoli explicó que el desplazamiento de los chicos a la zona balnearia se realiza gracias a la colaboración de personas como Ariel Pallares, que les ofrece el transporte.
Precisamente, la colaboración de personas de la comunidad, empresas y otras entidades, es la que permite a Vamos Juntos seguir creciendo y ofrecer un servicio de excelencia a los más pequeños.
“Contamos con un subsidio de Minoridad y también tenemos socios que aportan una cuota mensual”, señaló Di Nápoli.
Estos recursos permiten a la entidad comprar ropa, calzado y alimentos para los pequeños. “A nosotros no nos gusta uniformar a los chicos, no queremos comprarles remeras con el nombre de la asociación, porque ellos no nos pertenecen”, dijo la presidenta de la entidad.
Por el contrario, para los miembros de la asociación, cada uno de los chicos es como su propio hijo y procuran que así se sientan en el Centro de Día. “Les compramos cereales, yogures y hamburguesas”, precisó Di Nápoli. Los más grandes toman mate.
Además, la entidad se preocupa por detectar si algún chico tiene problema en su hogar para brindarle la contención que no puede brindarle su familia o su entorno.
Este trabajo silencioso y constante ha demostrado ser muy efectivo en el acompañamiento de los chicos que realizan apoyo escolar y se ha visto reflejado en los boletines de los pequeños.
Además, la entidad trabaja en red con otras entidades del Barrio Norte y, a pesar de ser una entidad autárquica, cuenta con el apoyo del Obispado de Mar del Plata.

Angeles
“Siempre se acerca un ángel para ayudarnos”, explicó Di Nápoli. La empresa Cargill, el Rotary Club o algún comerciante desinteresado, siempre han permitido que la entidad continúe creciendo.
También el voluntariado. “Nosotras empezamos como voluntarias. En mi caso, yo daba catequesis en una capilla de la Parroquia y me dijeron que me acercara a la entidad, que sólo sería una reunión mensual”, dijo Di Nápoli.
Pero como todos los que se comprometen con la entidad, Di Nápoli dedicó cada vez más tiempo a trabajar con los chicos. “Cuando comencé pensé que le iba solucionar la vida a cada criatura que concurría al Centro de Día. Porque los chicos cuentan cada historia. La gente dice: ‘¿Viste las cosas que están pasando en Buenos Aires?’. Pero no es necesario ir a Buenos Aires, acá también pasan cosas”, dijo la presidenta de la asociación.
Explicó que en 2013 la entidad continuará trabajando de acuerdo a las necesidades de los chicos y el barrio. “Todo lo que uno les da, lo devuelven con amor y cariño”, explicó Montoya de Gocella.
Leer más
Juan Jose Flores

Centro Regional Abruzzés de Necochea

El Centro Regional Abruzzés de Necochea-Quequén fue creado el 15 de julio de 1995 y a pesar de ser una institución pequeña, no dejó de crecer, adquirió una casona para construir su sede propia y trabajó incansablemente para llevar adelante su sueño. Sin embargo, varios robos registrados en 2012 frenaron el impulso de la entidad.
“Tuvimos un año dedicado a pagar seguridad y reponer lo que nos robaron”, explicó César Colatriano, presidente del Centro.
Pero la entidad se apresta para un 2013 “muy productivo”, según expresaron miembros de la comisión directiva de la entidad.

Hace 18 años
El Centro Abruzzés de Necochea-Quequén nació a fines de los años 90. Horacio Sabatini, actual secretario de la entidad y varias veces presidente, fue uno de los impulsores de la agrupación.
En una de las tantas reuniones que Sabatini participó como miembro del Consejo de Comittes de Bahía Blanca, conoció al representante del Abruzzo. Luego se relacionó con Giovanni Di Donato, quien presidía el Centro Abruzzés y Molisano bahiense.
En una entrevista realizada por Ecos Diarios en 1998 Sabatini comentó que luego de surgir la idea de crear un centro de la región en nuestra ciudad, se realizó una convocatoria, precisamente a través del diario, “para que en la sede de la Sociedad Italiana se acercaran abruzzeses y descendientes que quisieran intercambiar ideas para conformar un centro”.
Así fue como en mayo de 1995 se logró convocar a unas 50 personas descendientes de abruzzeses y se dio impulso a la idea de formar el centro. Finalmente, el 15 de julio de ese año surgía la nueva entidad.
Años más tarde se adquirió una casona ubicada en la calle 50 al 2700 y en mayo de 2003 comenzaron los trabajos para demoler la vieja construcción y levantar la nueva sede.

Un año productivo

Los abruzzeses esperan que 2013 sea un año muy productivo. Las actividades comenzarán el miércoles 27, con la conmemoración del día de San Gabriel de la Dolorosa, patrono de la región.
“En marzo realizaremos algún almuerzo y ya arrancamos con las actividades del año”, explicó Colatriano.
La entidad tiene prevista continuar con sus tareas luego de un año marcado por la entidad. Lucía Di Benedetto, vicepresidente del Centro, señaló que se pudo seguir adelante “con la ayuda de toda la comunidad y de todos los amigos que hemos hecho y que nos siguen fielmente, cada vez que realizamos un evento, algún acto cultural, siempre están con nosotros”.
Colatriano indicó que este año se proyectan realizar diferentes actividades comunitarias en la sede social. “Tenemos previstos cursos de folclore, inglés y pintura”, precisó. “Estamos armando todo eso porque queremos que nuestra sede sea un centro de actividades culturales”.
Sabatini, ex presidente de la entidad y uno de sus fundadores, señaló que “esa es la esencia del centro”.
“No tenemos que olvidar que nos debemos a la comunidad, a todos esos amigos y socios que nos han acompañado durante años y que siguen con nosotros”, dijo Lucía Di Benedetto.
Por otra parte, Colatriano precisó que “el año pasado, por todos los problemas que tuvimos, recibimos una sorpresa muy grande, porque la única entidad que reconoció el problema que tuvimos y que nos ofreció ayuda y nos brindó su salón para continuar con nuestra actividades, fue la Sociedad Española”.
Además destacó la colaboración de los amigos del centro. Nicolás Orofino, tesorero de la entidad, dijo que a pesar de los prejuicios que sufrió la sede por los robos, el “centro no debe un centavo” y “todo se ha hecho con el apoyo de nuestros socios”.
“A pesar de todo, pudimos seguir adelante y estamos repuestos. Nos costó mucho, fue algo que nos causó gran desazón, porque empezamos a trabajar en nuestra sede hace nueve años y la levantamos ladrillo por ladrillo”, afirmó Colatriano.
“Se ha hecho mucho con muy poco y es una satisfacción muy grande contar con nuestra sede propia”, manifestó Sabatini.
Los abruzzeses siguen soñando y continúan trabajando para hacer realidad sus proyectos.
Leer más
Juan Jose Flores

Deportivo La Dulce, pasión por el fútbol

El Club Deportivo La Dulce es una de las instituciones más representativas de la pequeña localidad de Nicanor Olivera. Los colores del club han recorrido las canchas de la región.
Pero en estos días la dirigencia de la institución intenta dar un giro, en busca de un perfil más social y comunitario.
Jesús Cornelio Rosales, elegido presidente del club hace sólo unos días, explicó a GPS Ciudadano que la nueva dirigencia quiere “jerarquizar la institución”.
El club dulcense pretende reciclar y reacondicionar su sede, que es todo un símbolo del empeño y el trabajo de sus fundadores.
“Nos estamos organizando para lograr los recursos a fin de que el club funcione a pleno”, explicó Rosales.
El nuevo presidente, que ya dirigió la institución anteriormente, precisó que se intentará devolverle todo su esplendor a la sede social. “Nuestros predecesores hicieron una obra magnífica”, señaló.

Pasión por el fútbol
La entidad estuvo marcada desde sus inicios por la pasión por el fútbol. Precisamente la institución se fundó porque un grupo de jóvenes quería formar un equipo para jugar contra los equipos de la zona.
Cuenta la historia, que en 1937 un grupo de jóvenes se propuso formar el equipo y ante la falta de recursos para comprar la indumentaria y financiar la campaña, decidieron recaudar dinero.
A tal fin comenzaron a organizar un baile y para lograr recaudar el dinero necesario, realizaron una rabiosa campaña publicitaria.
Pero la propaganda puso a los jóvenes ante una dificultad que no habían previsto. La Policía les informó que estaba prohibido a particulares realizar cualquier clase de espectáculo con fines económicos. Sólo un club o entidad constituida podía llevar adelante un emprendimiento de ese tipo.
El equipo no dudó. El mismo día que fueron notificados de la imposibilidad de seguir adelante con su proyecto, los jóvenes se repartieron los cargos de la comisión directiva de la futura entidad y escribieron los estatutos.
A pesar de la precariedad del grupo, la Policía los autorizó para realizar la fiesta y de esa manera el 28 de abril de 1937 se constituyó el club.
Aunque, formalmente, la institución recién quedó oficialmente constituida tres años más tarde, el 11 de abril de 1941.
La primera comisión directiva del club estuvo integrada por Félix Ortiz, como presidente, R. Steffen como vicepresidente, R. Méndez como secretario, R. Urrestarasu como pro secretario; C. Giménez como tesorero; R. Galilza como pro tesorero y como vocales: P. Duarte; D. Anaya; E. Fourcade; S. Larroca; A. Elgue y A. Rodríguez
Entre los títulos logrados por Deportivo La Dulce, se destacan los campeonatos conseguidos en la división Ascenso de la Liga Necochea en los años 1953, 1974, 1978, 1979 y 1980. El Deportivo logró el título de primera en 1986 y repitió en 2008.

El club del pueblo
“Tenemos algunos proyectos para generar los recursos necesarios para reciclar la cancha de fútbol cinco y la de padel”, señaló Rosales.
Si bien desde su fundación Deportivo ha sido un club futbolero, la institución pretende revalorizarse y ofrecer algo más a los vecinos de La Dulce.
Por ese motivo se pretende refaccionar y recuperar su sede de calle 24 y 37, un edificio que es todo un emblema del club.
“También queremos reacondicionar nuestra cancha”, dijo el presidente de la institución. En el último partido disputado en el estadio de la localidad se produjeron algunos hechos vandálicos y ahora la entidad debe realizar las reparaciones necesarias para superar las fiscalizaciones que permitan habilitar el campo para disputar allí los partidos del próximo torneo.
“La gente no se da cuenta el esfuerzo que cuesta mantener el campo de juego”, dijo Rosales, dolido por los daños registrados en el estadio. “Situaciones como estas repercuten en las arcas de las instituciones”, señaló.

Función social
“Cumplimos una función social muy importante”, afirmó Rosales. El club es el lugar donde los chicos del pueblo concurren a diario para practicar fútbol.
De esta manera, el club se convierte en un lugar de contención, que permite que muchos chicos dediquen su tiempo a la práctica deportiva y “no a otra cosa”, como precisa el dirigente.
Aunque por ser una localidad muy pequeña, al Deportivo La Dulce no le resulta fácil completar sus cuadros de las tres categorías infantiles y las inferiores.
“Lamentablemente a muchos chicos los atrae más la televisión”, dijo Rosales.
El dirigente señaló además que desde la nueva conducción “queremos darle fuerza a la acción social”.
Para ello la entidad cuenta en su comisión con muchas personas jóvenes, entre ellas varias mujeres.
“Estamos muy entusiasmados”, afirmó Rosales, quien dijo que el club no pierde las esperanzas de llevar adelante algunos sueños largamente anhelados, como organizar un torneo comercial regional e iluminar la cancha del club.
Aunque el principal desafío a corto plazo es “jerarquizar la sede social y brindarles todos los servicios a la gente”.
Leer más