Los historiadores aún buscan fuentes ajenas al cristianismo para probar la historia narrada por el Nuevo Testamento. Creen que Jesús existió, pero no confían en que los motivos de su muerte hayan sido los que escribieron los evangelistas y que son la base del cristianismo. Un artículo del diario español El País muestra los escasos avances logrados en los últimos dos siglos por estos hombres de poca fe. Leer artículo completo

Deja tu comentario

Los comentarios que contengan spam serán eliminados

Artículo Anterior Artículo Siguiente