El 19 de octubre de 1928 apareció por primera vez uno de los personajes más emblemáticos de la historieta nacional: el cacique tehuelche Patoruzú.
El indio Curugua-Curiguagüigua apareció como personaje secundario en la tira Las aventuras de don Gil Contento, que dibujaba Dante Quinterno en el diario Crítica.
Parece que el director del diario le sugirió a Quinterno que le cambiara el nombre por algo más fácil de recordar. La sugerencia precisa era que "debía ser algo criollo y pegadizo, como la pasta de orozuz".
De allí que Quinterno parece haber tomado el consejo al pie de la letra y llamó al indio Patoruzú. 
Si bien don Gil Contento no tardó en desaparecer, Patoruzú apareció en otras tiras de Quinterno y finalmente en 1936 se publicó una revista con su nombre que se convertiría en uno de los grandes hitos del humor gráfico en Argentina.

Deja tu comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Horror en Colonquelu