Resumen: Tras un enfrentamiento a tiros con Nahuel Piedra, el policía que iba a indagar el destino de los hermanos de Rodo Felder, resulta herido de gravedad (Lea el capítulo anterior )


El oficial principal Santoro conocía a un cobarde cuando lo veía. Y sin dudas Rodo Felder era un cobarde, aunque se había jugado el pellejo para salvar al cabo Pérez de una muerte segura.
Después que llevó al cabo gravemente herido desde el campo de sus hermanos hasta el pueblo y vio que Pérez estaba a salvo, Felder se puso a temblar inconteniblemente.
Santoro le pidió que lo acompañara de nuevo al campo para que le indicara dónde estaba escondido el tirador que disparó contra Pérez, pero Felder se negó, sin duda la experiencia vivida era demasiado violenta para sus nervios y no le importó lo que pensaran de él.
Si realmente había ocurrido lo que él creía, sus tres hermanos ya estaban muertos y su primo Nahuel Piedra, a quién en algún momento de su vida también consideró un hermano, no iba a vivir mucho más.
Por eso ya no le importaba nada. Le sugirió a los policías que esperaran a que Piedra saliera de su escondite, que no se arriesgaran.
Pero Santoro estaba enfurecido. Quería acabar con Nahuel Piedra y junto a los otros tres policías que tenía a su disposición, subieron en un patrullero desvencijado y salieron rumbo al campo de los Felder. No pasó por su cabeza la idea de pedir refuerzos.
Felder quedó entonces solo en el destacamento, temblando en un rincón. Su mente no podía dejar de revivir las experiencias de las últimas 48 horas.
Comenzó a sonar el teléfono y no había nadie en el destacamento para contestar la llamada. Tras dudar un instante, Rodo levantó el tubo…
En tanto, el oficial principal Santoro ya había llegado al campo. Apostó a sus hombres frente a la tranquera, saltó el alambrado y se dispuso a acercarse lo más posible a la casa. Cuando creyó estar en el radio de tiro del francotirador, se arrojó al piso y avanzó arrastrándose. Llegó hasta unos arbustos, se levantó despacio y caminó unos pasos.
Sabía que lo estaban observando y que en cualquier momento podían dispararle. Si eso ocurría, era posible que sintiera instantáneamente un desgarro en la carne. Se imaginó herido y arrastrándose hacia el patrullero que se encontraba a unos 100 metros.
Luego, mientras avanzaba agazapado unos pasos más, tuvo la certeza de que si recibía un tiro, no sería una herida grave, ya que a la distancia que se encontraba el tirador, la efectividad de un proyectil calibre 22 era escasa.
Después pensó en el cabo Pérez, que era trasladado de urgencia con una herida en pecho hacia un hospital de Tandil y se detuvo en seco.
No era buena idea estar allí. Recordó lo que le había dicho Rodo Felder. Si bien el viejo era un cobarde, estaba en lo cierto. Lo mejor era esperar que llegaran los refuerzos desde Necochea.
Se tiró cuerpo a tierra y miró hacia la casa de los Felder. Se encontraba a una distancia de unos 150 metros y apenas podía ver el techo del gallinero que se encontraba a un lado de la casa.
Según le había explicado Rodo Felder, allí se encontraba atrincherado Nahuel Piedra con una carabina 22. El tirador tenía otras armas, pero parecía que ninguna con  más alcance que la carabina.
A pesar de que Santoro era un hombre muy joven e impetuoso, que siempre actuaba antes de pensar, cuando pasaba la primera oleada de adrenalina, podía ser un gran estratega.
Observó con detenimiento los distintos puntos por donde se podía rodear al tirador sin exponerse demasiado. Se convenció a sí mismo de que estaba allí como observador y que debía tener un panorama completo sobre la situación para cuando llegara el comisario Ferro desde Necochea.

CONTINUARÁ ...
--
©  Juan José Flores, 2021
Esta es una ficción. Cualquier similitud entre los personajes y personas reales es pura coincidencia. Esta novela se publicó originalmente como “Horror en Colonquelú” en 2016. Se publica ahora bajo el título “Agua de muerto” exclusivamente en juanjoseflores.com. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra


Deja tu comentario

Los comentarios que contengan spam serán eliminados

Artículo Anterior Artículo Siguiente